De Palacio fue avisada de la importancia 'política' de los fondos

Loyola de Palacio, vicepresidenta y comisaria europea de Transportes y Energía, se eximió ayer de tener 'ahora o antes', cuando fue ministra de Agricultura, alguna responsabilidad política o ejecutiva en la concesión de los fondos de la Unión Europea (UE) para proyectos de desarrollo rural. Preguntada por este diario, la ex ministra declaró que 'la competencia para la entrega y el control de los fondos corresponde exclusivamente' a las autonomías. 'Es un problema que se plantea una y otra vez, y se olvida que una sentencia del Constitucional de 1992 dictó que las comunidades eran responsables de la concesión y control de ese tipo de ayudas', añadió.

La Cadena SER informó ayer de que Fernando Rodrigo Muñoz envió en 1997, cuando era presidente del PP en Ciudad Real, una carta a la entonces ministra advirtiéndole de la importancia 'política' y electoral del reparto de estos fondos. Muñoz se quejaba de la concesión a asociaciones de Castilla-La Mancha cercanas al PSOE de tres programas de desarrollo rural en aquel año, por importe de 1.000 millones de pesetas (6 millones de euros) cada uno. Según Muñoz, esas subvenciones iban a suponer problemas electorales para el PP, que podría perder 'votos e incluso ayuntamientos'. Y añadía: 'Nos aleja del triunfo en las elecciones regionales'.

Más información

Bruselas pide información

La Comisión Europea ha remitido recientemente una carta al Ministerio de Agricultura en la que reclama más información sobre los programas Leader Plus y Proder ante la existencia de denuncias sobre supuestas irregularidades en los proyectos presentados. Bruselas ha decidido no aprobar ningún proyecto más y parará las ayudas mientras no tenga toda la información de los proyectos. El programa previsto para el periodo 2000-2008 incluye ayudas de la UE por importe de casi 500 millones de euros. España tiene previsto presentar casi 200 programas para que sean financiados con estos fondos.

Los fondos de ayuda rural Leader datan de 1991 y fueron revisados hace un par de años, si bien la filosofía y metodología es la misma. Sirven principalmente para el desarrollo de pequeños proyectos en territorios reducidos de entre 10.000 y 100.000 habitantes. Los solicitantes, ayuntamientos o individuos, se benefician de ellos presentando sus objetivos a través de los ayuntamientos y los gobiernos autónomos, que examinan si son o no pertinentes.

'La función del ministerio es de simple buzón, envía los proyectos a Bruselas y es la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea quien decide. Una vez aprobados, pasan a las comunidades y son ellas quienes entregan y supervisan la ayuda', explica una fuente comunitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de mayo de 2002.

Lo más visto en...

Top 50