Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El Madrid nos dejó entrar"

Khokhlov se sorprende ante la benevolencia defensiva del rival

Xabi Alonso llevaba meses soñando con éste partido. Ayer, cuando De Paula marcó el tercer gol para la Real, el joven centrocampista, un tipo tímido y complaciente, creyó enloquecer de alegría. Sólo en el centro del campo, saltó, gritó, y así, brazos en alto, pasó junto al cabizbajo Zidane, derrotado en el duelo de cerebros. Xabi Alonso fue el Zidane de las grandes ocasiones. Y el Madrid le dejó hacer, le concedió la libertad que el resto de los equipos de Primera le habían negado desde que la campaña pasada se reveló como un excelente director de juego. Xabi Alonso jugó el mejor partido de la temporada justo cuando su estrella empezaba un tanto a decaer y De Pedro se adjudicaba los grandes pases y las acciones.

Extremadamente modesto, Alonso no quiso ayer atribuirse ningún mérito en la victoria: "La presión y las ganas han sido fruto del trabajo de todos", recalcó. Igual que Khokhlov, Alonso manifestó su sorpresa por los huecos que el Madrid concedió al ataque donostiarra: "No es normal que un equipo como el Real Madrid nos deje jugar, porque nos ha permitido entrar mucho. Yo he decidido aprovecharlo", explicó Khokhlov, autor de un gol soberbio, similar al que marcó en el Bernabéu en la primera vuelta. Elegante, Xabi Alonso restó importancia a sus encontronazos con Zidane, sobre todo al par de feas entradas que el francés propinó al guipuzcoano.

El Madrid recurrió puntualmente a los métodos expeditivos para frenar a la Real, que tradujo su anunciada agresividad en un esfuerzo pulmonar apabullate. "Alguno pensaba que al referirnos a la agresividad íbamos a usar la punta de la bota, pero aludíamos a un estado mental necesario para afrontar una cita tan importante. La Real necesita un continuo estímulo positivo sobre el campo y eso sólo se tiene si se sale a por todas", aclaró Olabe, quien no cree que su equipo esté "todavía salvado".

Tampoco el técnico del eal Madrid, Vicente del Bosque, considera perdida la carrera por el título de Liga. "No hemos perdido la Liga, quedan seis puntos y el Valencia siempre puede pichar. Hay que esperar para felicitar al campeón", se defendió el entrenador, convencido de que la cita europea ante el Barcelona celebrada cuatro días antes no tiene nada que ver en la derrota de su equipo. "El cansancio sólo ha aparecido cuando perdíamos por dos goles, pero hasta ahí ha sido un partido equilibrado que hubiera cambiado de signo si acertamos en el remate de Munitis al larguero", consideró Del Bosque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de abril de 2002