Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

'La militancia es la que debe decidir si soy buena candidata'

Marisa Bustinduy (49 años, funcionaria y licenciada en Filosofía y Letras) tiene la oportunidad de consolidar su liderazgo al frente del PSOE de Málaga si logra ser nombrada candidata a la alcaldía.

Pregunta. Usted dice que es la candidata de consenso, pero hay otra persona que ya había anunciado que se presentará a las primarias

'La Secretaría General se elige en un congreso y ahora no estamos en ese tiempo'

Respuesta. El partido ha marcado unos tiempos. Frente a quienes pretendieron hablar de personas, el partido estableció un momento para hablar de ideas, ahora ha llegado la hora de hablar de personas, convoqué a los secretarios de las agrupaciones y hubo unanimidad para trabajar en buscar un candidato de consenso. Ese proceso concluyó en la reunión del jueves, donde una gran mayoría de compañeros apuestan por el consenso y ponen sobre el tapete el nombre de la secretaria general, y yo acepté esa responsabilidad con generosidad, valentía y muchísimo honor. Esta mañana [ayer] hay un compañero que dice que quiere presentarse a las primarias, me parece legítimo.

P. ¿Ha dado este paso adelante porque no tenía más remedio ante la imposibilidad de encontrar un nombre que concitara apoyos mayoritarios?

R. Para nada, siempre hay remedio para todo. Yo vi que tenía que asumir mi responsabilidad y que debía aceptar la propuesta que los compañeros me presentaban de forma mayoritaria.

P. Hasta hace una semana afirmaba que no tenía intención de optar a la alcaldía ¿Qué ha cambiado?

R. Principalmente ese planteamiento de los secretarios generales. En política hay que tener capacidad para dar respuesta en los tiempos en que se van planteando los temas, ser capaces de dar nuevas respuestas a nuevas situaciones.

P. ¿No hubiera sido razonable que la dirección del partido explicara a Francisco Oliva que quería buscar un nuevo candidato?

R. Es que no se ha querido buscar otro candidato.

P. Pero el hecho es que se ha buscado

R. No es así, había un acuerdo para buscar el candidato que la mayoría de los socialistas quieren, el mejor cabeza de cartel, sin nombres por delante. Podría haber sido Oliva o cualquier otro compañero. En ningún momento se ha pretendido buscar otro candidato, sino el gran candidato, la gran apuesta de los socialistas para recuperar la alcaldía de Málaga y para sacar a la ciudad de la atonía en que vive. No se ha excluido a nadie.

P. ¿Por qué la dirección del partido intenta evitar las primarias?

R. Yo nunca he creído que convenga evitarlas, de hecho se convocan. El partido tiene establecido ese procedimiento, pero también contempla el consenso. Me parece fundamental que el consenso lo haga suyo la militancia, y si no se da, pues ahí está el procedimiento de primarias.

P. Tal y como están las cosas es muy posible que de todas las capitales andaluzas sólo en Málaga vaya a haber primarias.

R. A mí eso no me parece ni bueno ni malo, simplemente es un instrumento del que se ha dotado el partido y está para hacer uso de él.

P. ¿Serán las primarias una oportunidad para refrendar su liderazgo que algunos sectores cuestionan?

R. No me lo planteo así para nada. Ahora estamos buscando un candidato para la alcaldía, el partido se juega tener su mejor cabeza de cartel, y no entiendo que eso tenga que ver para nada con el resto de la organización. La Secretaría General se elige en un congreso y ahora no estamos en tiempo de congreso.

P. ¿En qué cree que es mejor candidata que Francisco Oliva?

R. No creo que yo tenga que decir si soy mejor o peor candidata, para eso está la militancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de abril de 2002