Crítica:FESTIVAL FLAMENCO DE JEREZ | DANZA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

La nueva 'Salomé', de Aída Gómez

Había elementos para el interés a priori. Aída Gómez después del Ballet Nacional de España, con su propia compañía y una Salomé con colaboradores de primer orden. Diría yo que había, casi, hasta un pelín de morbo.

Lo que vimos se ajusta bien a lo que presumíamos, sorpresas incluidas. Es espectáculo de un notable nivel, como cabía esperar, aunque de entrada nos sorprenda bastante ese prólogo a modo de ensayo que dura casi media hora y no añade nada danzísticamente. Después, ya metidos en la obra, la misma adquiere un ritmo narrativo eficaz y con frecuencia intenso.

Es entonces cuando comienzan a verse partes muy bien bailadas, tanto por Aída Gómez como por los principales solistas, con un envarado Paco Mora dando vida a Herodes. En toda esta parte de la obra, y en las que tienen después una presencia significativa, un cuerpo de baile no de gran formato, pero sí de enorme calidad y una preparación rigurosa adquiere importancia en razón de sus méritos.

Salomé

Compañía de Aída Gómez. Coreografía: José Antonio. Dirección escénica: Carlos Saura. Música: Roque Baños, con una colaboración especial de Tomatito. Teatro Villamarta, Jerez de la Frontera, 2 de marzo.

Ello no quiere decir que todo lo que vemos nos parezca valioso. Hay algunas soluciones escénicas que nos resistimos a aceptar como válidas por poco afortunadas. Todo lo concerniente a Juan el Bautista se nos antoja improbable y artificioso, con un Antonio Najarro en el personaje que no da ni la imagen ni la expresión danzante que hubiéramos esperado. Y en el tramo final, cuando el Bautista ya ha sido decapitado, la aparición de este ser con la bandeja en torno a su cuello, pero bailando y actuando, es tan poco creíble que no acabamos de asumirla.

Aída Gómez es una gran bailarina, que en el clásico español que aquí le sirve de vehículo se mueve con autoridad y dominio. Ella es Salomé, y desde luego lo mejor de esta Salomé que en sus momentos cumbre tiene belleza plástica y arte de altura. Gómez tiene una capacidad personal y un saber valerse de la danza para expresar los distintos tránsitos anímicos de este personaje tan traído y llevado por todas las artes. Y el arte de la bailarina culmina en esa famosa danza de los siete velos, que ella hace en clave de erotismo creciente hasta ese desnudo final verdaderamente dramático.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS