Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:EUROLIGA | BALONCESTO

El Barça se agrieta en Bolonia

Los azulgrana pagaron su mala defensa y el Madrid perdió ante el Ural

El Barcelona fue más condescendiente de lo debido, de lo imprescindible para ganar en una pista italiana. Su buena pegada -superlativo el atracón final de Navarro- quedó devaluada por su blandura defensiva. Demasiado contemplativo en el rebote y conformista con el intercambio de golpes, fiado en exceso a su fantástica serie de triples, el equipo azulgrana fue apagándose a medida que Kovacic encontraba oro escarbando bajo el aro, Fucka daba alguna señal de vida, Marcelic se merendaba a un gris Karnisovas y Meneghin remataba la faena.

El Barcelona se obsesionó con Fucka, el ala-pívot por el que suspira toda Europa y parte de la NBA. Y consiguió que le saliera emborronada la hoja de servicios aplicando sobre él constantes dos contra uno y también un efectivo marcaje del brasileño Varejao, echado a perder por su candidez a la hora de eludir faltas. Los compañeros del hombre de los larguísimos brazos, muy especialmente el croata Kovacic, aprovecharon los resquicios que dejó la defensa azulgrana.

SKIPPER BOLONIA 97| BARCELONA 93

Skipper de Bolonia: Basile (8), Marcelic (16), Meneghin (25), Fucka (13), Kovacic (18); Savic (2), Goldwire (15) y Galanda (0). Barcelona: Nacho Rodríguez (11), Digbeu (14), Karnisovas (0), Okulaja (15), Dueñas (10); De la Fuente (5), Rentzias (2), Overton (7), Navarro (23), Varejao (3) y Alzamora (3). Árbitros: Pitsilkas, Dekeyser y Pulk. Eliminaron por faltas personales a Varejao (m.26) y Okulaja (m.38). Paladozza de Bolonia. Unos 5.000 espectadores.

Sin jugar mal, al Barça le faltó el golpe de riñones, la determinación para hacer mella en el Skipper. Y eso que entre Navarro y Dueñas le metieron el miedo en cuerpo al equipo italiano que acabó sufriendo (95-93 a 42 segundos para el final) pero que había acumulado una ventaja excesiva para perderla (83-73) de no producirse una hecatombe o quedar paralizado el brazo ejecutor de Meneghin.

Si mal empezó el Barcelona, peor lo hizo el Real Madrid, que perdió por 88-95, con el agravante de que actuó en su pabellón Raimundo Saporta lo cual hace presumir un camino lleno de espinas en unas liguillas en las que sólo se clasifica el ganador de cada grupo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de marzo de 2002