El disco 'Man in black' celebra los 70 años de Johnny Cash

El cantante, guitarrista y compositor Johnny Cash cumplió ayer 70 años. Lo celebró en familia, ya que su salud es frágil -en 1977 se anunció que sufría de una variante de la enfermedad de Parkinson- y está muy afectado por la reciente muerte de otro representante del country rebelde, Waylon Jennings. Su obra se ha resumido en una espléndida antología, el doble Man in black (Sony); su música y su figura mitológica serán homenajeadas con un disco colectivo, que cuenta con interpretaciones de Little Richard, Emmylou Harris, Bruce Springsteen y Bob Dylan.

En palabras de Kris Kristofferson, al que también ayudó en sus comienzos, Cash es 'una contradicción andante, parte verdad y parte ficción'. Le lanzó Sun Records, la independiente que había descubierto a Elvis Presley. El sonido lacónico y profundo se mantendría a lo largo de su carrera, aunque en Columbia Records enriqueciera los arreglos con detalles como las trompetas de mariachi. Entre los 80 elepés que dejó allí, había discos conceptuales y míticos directos en las prisiones de Folsom y San Quentin; esos trabajos comienzan a reeditarse, en tandas de cinco títulos, en versiones ampliadas, con temas extra y textos complementarios.

Superada la adicción al alcohol y las anfetaminas, se convirtió en un cristiano riguroso sin dejar el activismo social. Esa mezcla le fue alejando de la corriente principal de Nashville. Tras pasar por Mercury Records, fue fichado inesperadamente por el productor Rick Rubin para American Records. Allí se recuperó con éxito el Johnny Cash más austero, ahora interpretando canciones de Tom Waits, Nick Cave, Bono o Leonard Cohen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de febrero de 2002.

Se adhiere a los criterios de