Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder de CC OO convoca a la ejecutiva para destituir a Benito

Fidalgo reúne también el próximo lunes a las federaciones y uniones

El secretario general de CC OO, José María Fidalgo, ha convocado para el próximo lunes a su ejecutiva para decidir la destitución del responsable de organización y comunicación, Rodolfo Benito. Previamente se reunirá con los responsables de las federaciones y uniones territoriales y analizará la crisis creada en el sindicato por las abiertas discrepancias surgidas entre los dos máximos dirigentes. Los encuentros que han mantenido no han servido para superar la quiebra de la alianza en el seno de la mayoría de la central.

Con una breve reunión del secretariado (órgano de gobierno formado por los secretarios responsables de cada área), José María Fidalgo abrió ayer formalmente el proceso para apartar al número dos del sindicato de sus cargos. El orden del día sobre cuestiones de funcionamiento diario que estaba previsto quedó anulado y el secretario general lo cambió por la convocatoria de la ejecutiva (el órgano decisorio) para el próximo lunes, con un único punto a tratar: la remodelación del secretariado confederal.

Esta convocatoria oficial para el próximo lunes supone que el líder del sindicato ya ha concluido su periodo de reflexión, así como las consultas sobre el alcance de la crisis generada en el sindicato por las discrepancias entre los dos dirigentes. Es decir, Fidalgo cree disponer de suficientes respaldos para apartar de sus cargos a Benito.

No obstante, el secretario general de CC OO recurrió ayer una vez más a su laconismo y, cuando el todavía titular de organización y comunicación le preguntó qué propuesta va a presentar, su respuesta fue que aún tiene que hacer consultas y que la propuesta la comunicará el lunes por la mañana. Con algunos dirigentes próximos a Benito ha sido igualmente ambiguo, pero parece que la decisión no tiene marcha atrás. Se producirá una destitución que supone la pérdida de salario y el paso de este dirigente a vocal de la ejecutiva, con un papel similar al que tienen Agustín Moreno y los otros miembros del sector crítico.

Además de las consultas con los dirigentes del sindicato, Fidalgo ha mantenido cuatro reuniones con Benito, pero no han acercado sus posiciones. Tampoco han servido esos encuentros para abrir un debate que les permita una salida menos tajante. Las discrepancias que les separan se centran principalmente en la forma en que se está conduciendo el diálogo social y en las relaciones con el Gobierno y con UGT. Pero, sobre todo, hay una pérdida de confianza entre dos personas que hace dos años optaron a suceder a Antonio Gutiérrez y que se convirtieron en aliados para neutralizar al tercer candidato en liza, Ignacio Fernández Toxo.

Cambio de alianzas

Ahora se ha producido un nuevo cambio de alianzas, con la aproximación entre Fidalgo y Toxo, y el líder de CC OO prepara una remodelación en la que previsiblemente hará un baile de carteras entre las personas de su máxima confianza: Salvador Bangueses, José Luis Sánchez y Fernando Puig.

El foro que utilizará Fidalgo el lunes para hacer pública su propuesta es el comité confederal, compuesto por el secretariado confederal y los máximos responsables de las federaciones y uniones territoriales, que no tiene poder decisorio, pero sí un alto peso político, como paso previo a la reunión de la ejecutiva, que es la que debe aprobar la remodelación. Es previsible que allí surjan voces para pedir que no se opte por la destitución, con el argumento de que así se quiebra la mayoría que salió del congreso de 2000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de febrero de 2002