Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tubacex dice hasta luego a Asia

El segundo fabricante mundial de tubos opta por la prudencia ante la inestabilidad

Tubacex, el segundo fabricante mundial de tubos de acero inoxidable sin soldadura, va a esperar antes de implantarse en Asia. Aunque sigue por séptimo año consecutivo en beneficios, unos 15 millones de euros, y cartera hasta junio, 'el mercado recomienda no luchar con agresividad y asentar el grupo en su dimensión actual', según su presidente, Álvaro Videgain.

'Aunque tenemos capacidad financiera para encarar cualquier proyecto, la situación económica aconseja prudencia'

Es un hasta luego, no un adiós, porque en aquella parte del mundo se ventila casi el 19% del consumo mundial de tubos, y Tubacex coloca allí en torno al 10%. Pero el plan 1998-2003, uno de cuyos objetivos era implantarse en ese continente después de abrir oficinas comerciales en Corea y China, se diseñó en unos escenarios económicos radicalmente diferentes a los actuales. 'Aunque tengamos capacidad por estructura financiera de grupo, con unos fondos propios del 50% del balance, para acometer cualquier proyecto, creo que hay que ser prudentes porque han cambiado los escenarios de manera radical', asegura Videgain.

Frente al nuevo panorama hay que adoptar nuevas estrategias, y en estas condiciones 'no se puede ser agresivos en toneladas, para perder en rentabilidad. Ésa es la lección que tenemos aprendida en esta casa y vamos a ir al crecimiento con rentabilidad, no a crecer por crecer'.

Por eso, Asia se queda como una asignatura pendiente y el presidente de la firma alavesa tiene muy claro que 'para el plan 2003 se ha acabado ya la expansión. Hemos pasado del 12% al 22% de cuota de mercado, muy cerca del objetivo del 26%, y aún faltan dos años'. El nivel de inversiones para 2002 va a ser similar a 2001, entre 2000 y 2500 millones, pero con el reto de recuperar la rentabilidad de 1998.

Ese año fue el mejor en la historia de la firma, con 21,68 millones de euros de beneficio neto respecto de unas ventas totales de 162 millones.

Aunque 2001 todavía no está cerrado, 'hemos subido algo en ventas respecto a 2000 (262 millones de euros) y los beneficios serán similares, 15 millones de euros', asegura su presidente. Entre ambas fechas ha mediado un ambicioso plan de adquisiciones y un cambio drástico de la situación económica mundial.

En 1999, Tubacex compró a la austriaca Schoeller Bleckmann, una empresa con 150 años de historia y cuyo modelo sirvió precisamente para relanzar a la firma alavesa tras la crisis de principios de los noventa. A finales, también de 1999, compró la norteamericana Altech (ahora Altx) con la intención de consolidar su posición en EE UU, donde ya tiene otra filial, Salem Tube, que compró en 1995. Estados Unidos absorbe otro 20% del mercado mundial.

Precisamente, Altx es la única filial cuya cuenta de resultados es negativa. Está en el estado de Nueva York y, tras los atentados, 'el teléfono en sus instalaciones enmudeció', cita el máximo representante de la firma de Llodio, Álava.

Si bien la compraron cuando su empresa matriz entró en suspensión de pagos, y por lo tanto estaba necesitada de inversiones sustanciales, el objetivo es ponerla en números positivos este mismo año si es posible.

'Altex es una opción a medio plazo, con inversiones a medio plazo, con cambios de management, y con la intención de alcanzar en 2002 el punto de beneficios', explica Videgain. El máximo responsable de Tubacex, que tiene como consejeros al ex lehendakari José Antonio Ardanza, y al ex consejero de Administración y Régimen Jurídico, también del Gobierno vasco, el abogado Juan Ramón Guevara, está muy satisfecho por la marcha de la firma. 'Los resultados operativos van a ser muy parecidos a los de 2000; es decir, buenos en sí, y mucho mejores si los comparamos con el resto de las empresas del sector del acero, que van a perder alrededor del 50% del beneficio. Nosotros subimos en ventas y repetimos resultados en un año malo, y ése es el mensaje a los inversores, que los niveles de competitividad son muy buenos'.

Dentro del mundo de todo el acero inoxidable, el tubo sin soldadura sólo representa el 1,2%, y mayoritariamente se utiliza para transportar fluidos a altas temperaturas, altas presiones, o en condiciones de mucha corrosión. Ése es el nicho de mercado en el que compiten tres fabricantes en Europa, además de Japón y Corea, porque EE UU es puramente importador.

Desde que en 1999 se produjo la crisis financiera de los países asiáticos, la caída del precio del petróleo ha hecho decaer asimismo nuevos proyectos petroquímicos, así que las ventas de Tubacex han ido más hacia el mercado de reposición, como suministradores de almacenistas independientes.

En la última asamblea general, los accionistas acordaron la liquidación de gran parte de la autocartera de valores. En 2000, cuando el valor cayó a 1,10 euros, Tubacex compró hasta el 3,38%. 'La decisión de amortizar gran parte de la autocartera es una remuneración indirecta a los inversores', dice su presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2002