Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El éxodo de niños rescatados de la Alemania nazi, en 'Documentos TV'

Los niños, víctimas inocentes de la Segunda Guerra Mundial. Incluso los que Inglaterra trató de rescatar del horror en Alemania, Austria y Checoslovaquia a través de la Kindertransport, una operación puesta en marcha meses antes de que estallara el conflicto y mediante la cual 10.000 pequeños, la mayoría judíos, fueron entregados por sus padres y acogidos por familias del Reino Unido. Llegada la paz, la mayoría nunca volvió a casa. 'En brazos de un extraño' es el título del reportaje que hoy emite Documentos TV (La 2, 23.15) y que recoge testimonios de los supervivientes de la tragedia.

Desfilan ante la cámara durante más de dos horas los entonces niños, padres, familias adoptivas y rescatadores, como Norbert Wollheim, un trabajador social que coordinó la operación desde Berlín, poniendo a salvo a desconocidos, algo que no consiguió cuando los suyos acabaron en Auschwitz. Imágenes de archivo, muchas de ellas inéditas, y fotografías de álbumes personales alternan con testimonios actuales sobrecogedores en el programa que dirige y presenta Pedro Erquicia.

Los padres no pudieron despedirse de sus hijos, que sólo estaban autorizados a llevar comida para un día, una maleta y una mochila. Algunos partieron animados por el espíritu de aventura. Otros sintieron que habían sido abandonados. Y ninguno se atrevió a quejarse temiendo ser tachado de ingrato.

Los que acabada la guerra localizaron a su familia tampoco guardan buen recuerdo. Es el caso de Kurt Fuchel: 'Mis padres dejaron marchar a un niño de siete años y recuperaban a uno que ya tenía 16. Mi madre quería seguir donde lo había dejado... Las cosas fueron muy difíciles'.

En brazos de un extraño, de Mark Jonathan Harris -ganador de un Oscar por El largo camino a casa (1998), también mejor documental en el Festival de Valladolid de 1997- y Deborah Oppenheimer -hija de una niña del Kindertransport cuyo dolor le impidió a lo largo de su vida hablar de la amarga experiencia-, recibió el Oscar al mejor documental de largometraje 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de diciembre de 2001