Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno central aplaza la presa de Siles tres años sobre el compromiso inicial

El Gobierno central ha aplazado hasta el año 2005 la ejecución de la presa de Siles, en la comarca jiennense de la Sierra de Segura, que debía empezarse a construir en 2002, según el compromiso asumido durante la última campaña electoral por los diputados del PP. La noticia la ha dado a conocer el grupo parlamentario socialista tras comprobar como en los Presupuestos Generales del Estado para 2002 no aparece ninguna cuantificación presupuestaria para esta presa, que las organizaciones agrarias consideran fundamental para los regadíos en la cuenca del Guadalquivir.

En la programación plurianual recogida en los Presupuestos del Estado no sólo se demora la ejecución de este proyecto hasta 2005, sino que se rebaja sustancialmente tanto la inversión inicialmente anunciada como el número de hectáreas de regadío que iba a poner en valor.

Así, de los 4.500 millones de inversión previstos para permitir el regadío de más de 9.000 hectáreas, se ha pasado a una inversión de 2.000 millones y la puesta en regadío de 3.000 hectáreas, según se recoge en el Plan Hidrológico Nacional aprobado por el Gobierno.

Para el diputado socialista por Jaén Sebastián Quirós, el PP 'ha provocado un incierto futuro y una situación desfavorable en una comarca con un gran potencial y tan necesitado de una infraestructura hidráulica de estas características'. El PSOE ha llevado este tema hasta el Congreso de los Diputados, donde el diputado Quirós ha preguntado al Gobierno de José María Aznar por los motivos de este retraso en la ejecución y los motivos que han llevado a modificar las previsiones iniciales de inversión.

Al mismo tiempo, los socialistas se preguntan por el papel de regulación que va a tener esta presa en la cuenca del Guadalquivir, máxime después de que el Gobierno anunciase que sería una alternativa a la frutrada presa de Úbeda la Vieja, descartada por razones de impacto ambiental.

Las presas jiennenses de Siles y Úbeda la Vieja formaban parte del paquete de actuaciones junto a las de La Breña II, Melonares, San Calixto, Jesús del Valle y Gor que las organizaciones agrarias reivindicaron al Gobierno para mejorar la regulación de la cuenca del Guadalquivir. En el caso de Jaén, la presa de Siles se considera fundamental para la legalización de las concesiones de agua para 70.000 hectáreas de riego en el olivar, que están pendientes desde el año 1996. Además, la reivindicación de la presa de Siles por parte de organizaciones agrarias y colectivos soicales se remonta a casi medio siglo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de diciembre de 2001