Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Segunda fase de la Liga de Campeones | FÚTBOL

Rivaldo vuelve a ser un referente y Luis Enrique se lesiona

Rivaldo regresó al equipo y volvió a ser un referente. Ayer no marcó y alguien puede pensar incluso que perdió la batalla personal que se había planteado con el británico Owen. Sin embargo, el brasileño fue uno de los que más balones manejó en el ataque del Barcelona y tuvo una brillante intervención en dos de los tres goles azulgrana: el de Kluivert, a los 41 minutos de juego, que supuso el empate azulgrana, y el de Rochemback que adelantó al Barça en Anfield. En ambos realizó el último pase.

El resultado final era impensable mediada la primera parte, cuando los azulgrana padecían un serio problema de resolución ofensiva. A pesar de que los de Carles Rexach obtuvieron un altísimo porcentaje de posesión de balón durante el primer tiempo (65% ante el 35% de los locales), el primero en marcar, en el minuto 26, fue el Liverpool. Y más concretamente la estrella del equipo, Owen, el hombre que pugna con Raúl por la Bota de Oro de esta temporada.

Fue curioso constatar que a Owen le bastó tocar tres balones para marcar su primer gol. Había pasado absolutamente desapercibido hasta aquel momento y no había dado la sensación de peligro que realmente suponía. Pero cuando Smicer recuperó un balón perdido por Xavi y lo lanzó largo desde el circulo central hacia el área azulgrana, surgió como una exhalación la figura ágil y rápida de Owen, que marcó su gol 18º en 18 partidos.Cuando todo eso ocurrió, Rivaldo había tenido en sus pies nada menos que 15 balones, y había disparado una falta increíble que sólo Dudek pudo frenar. Así que el brasileño, ausente en Las Palmas donde el Barça empató a cero el pasado sábado, había estado mucho más activo que Owen, pero menos resolutivo.

Owen se prodigó más en el segundo tiempo y tuvo en sus pies la mejor ocasión del Liverpool, cuando se le escapó un balón a Bonano. Rivaldo se mantuvo en su línea, aunque no marcó.

El Barça salió reforzado de Anfield, donde logró su tercer triunfo en Gran Bretaña en 24 visitas. El partido sirvió también para reivindicar al holandés Overmars, que ganó su primer partido en el campo del Liverpool y marcó allí su primer gol, en su novena visita. El único aspecto negativo fue la lesión de Luis Enrique (doble rotura fibrilar en los isquiotibiales de su pierna derecha), que no podrá jugar hasta después de Navidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de noviembre de 2001