Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'carpanta' del Madrid

El delantero centro del filial, fichado por Del Bosque, es el máximo goleador de la historia de la cantera blanca

Portillo es un chaval de 19 años un poco desgarbado, menudo y con el pelo castaño embadurnado en algo que le ayuda a que permanezca de punta. Pero no es un chico normal: Portillo es un delantero centro. Un joven delantero centro que destaca por su voracidad con los goles. Este carpanta es el máximo anotador de la historia de la cantera blanca -lleva marcados 371 tantos desde 1994-. Javier García Portillo (Aranjuez, 1982) ha subido todos los peldaños que le separan del primer equipo blanco. Todos menos uno, el definitivo. Ahora, después de meter 17 goles en 11 partidos con el Real Madrid C durante esta temporada, ha dado el salto a la antesala de los grandes contratos, al primer filial, aunque para él 'lo importante es divertirse jugando. Si piensas en esas cosas ahora...'. El club sí debe pensar en esas cosas porque el joven tiene una cláusula de 1.000 millones que está pensando en aumentar ante el interés de varios equipos italianos.

Portillo debutó el sábado de la semana pasada en Segunda B frente a los chavales del Atlético. Y, cómo no, marcó. 'Los números son esos, parece que se me da bien meter goles ¿no?'. El jugador recuerda con precisión el momento en que el actual técnico del Madrid, Vicente del Bosque, recomendó su fichaje: 'Fue cuando tenía 12 años, jugando con el colegio un torneo infantil que ganamos. Metí siete goles en tres partidos'. Una racha que, desde entonces, no le ha abandonado. El chaval confiesa que su ídolo es Raúl, 'lo tiene todo, sobre todo el carácter ganador'. Aunque también admira a Henry y 'como delantero centro puro' afirma que se queda con Tristán. 'Un buen trío, ¿no?'

A Javier Portillo, estudiante de Informática en el tiempo que le deja el fútbol, todavía no le acosan los aficionados en busca de autógrafos. Ni los periodistas se amontonan esperando a que salga de entrenarse. Quienes sí le esperan son sus compañeros de batallas en el Madrid C. Sobre todo uno de ellos que también vive en Aranjuez y todavía no tiene coche, por eso tiene que aguardar a que Portillo, como hace todos los días, le lleve a casa a comer. '¿A salido ya Porti?', se escucha a un grupito de chavales en las puertas del vestuario. 'Es que hay un ambientillo muy bueno, tanto en el Madrid C como en el equipo de Segunda', explica el joven Portillo mientras va a buscar el coche para ir a casa de sus padres, donde aún vive. 'Hay que tener los pies en el suelo. Todavía soy muy joven para pensar en otras cosas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de noviembre de 2001