Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los atletas españoles tienden a la autogestión del patrocinio

La retirada de Airtel fuerza a Montxu Miranda a crear su club, con su madre de presidenta

La desaparición del Airtel, uno de los principales clubes de España, ha obligado al plusmarquista español de salto con pértiga, Montxu Miranda, a crear su propio club, el Vaulter, del que será presidenta su madre,para poder disponer de un patrocinador que garantice su temporada deportiva. Otro ilustre del atletismo español, el lanzador de peso Manuel Martínez, ha tenido que refugiarse en un club local, el C. A. León, para poder tramitar el patrocinio necesario para su carrera. Según la Federación Española de Atletismo, no se trata de una situación crítica, sino de algo que se produce cada año. Al tiempo que aumenta el patrocinio en los clubes, éstos, faltos de estructura, se ven incapaces de soportar el caché de los mejores atletas, obligados a caminar en solitario o a aceptar ofertas menores, como ha ocurrido con varios de los integrantes del Airtel que han fichado por otros clubes.

Montxu Miranda ha decidido seguir los pasos de Yago Lamela, quien también creó su club particular para tramitar el patrocinio de Telefónica. Miranda (plusmarquista nacional y tres veces campeón de España), situado en la élite internacional, no debería tener problemas para encontrar el patrocinio que busca, aunque sus intenciones, según su entrenador, Javier Navas, van más allá de un apoyo puntual y busca un soporte que tenga como objetivo final los Juegos Olímpicos.

La situación revela un distanciamiento cada vez mayor entre el tamaño de los clubes -pequeños, sin masa social- y la pujanza de los atletas. Airtel tomó el relevo de Larios, pero su aportación económica se reducía a la mitad.

La llegada de Vodafone ha roto la cuerda, al considerar redundante patrocinar a la selección española, a través de su apoyo a la Federación, y a uno de los clubes. Vodafone ha incrementado su apoyo a la federación, lo que ha desatado las críticas del club Moratalaz, el principal damnificado por la marcha de Airtel. Rafael Pajarón, director técnico del club, en declaraciones a un portal de Internet, ha acusado a la federación de 'acaparar recursos'. En su opinión, se trata de un 'combate desigual contra clubes y empresas. Airtel nos deja y se va con la Federación, que organiza, da becas... lo hace todo. La federación terminará haciendo hasta la promoción. Acabará por ser un macroclub', acusó Pajarón.

La federación cree que el panorama del atletismo ha cambiado. 'Actualmente los clubes reciben probablemente el doble de lo que recibían hace un par de años', afirma el presidente de la federación, José María Odriozola. 'Lo que sucede es que ahora hay más competencia. Antes había uno o dos clubes que pagaban bien y reunían a la élite del atletismo. Ahora todos los clubes de la División de Honor pujan por los atletas'. Odriozola también apunta a que 'los atletas ahora se cotizan más. Manuel Martínez, por ejemplo, por sus marcas, por su progresión, puede cotizarse diez veces más que hace dos años. Es lógico'.

Montxu Miranda y otros atletas confiaron en las gestiones de Unipublic y apuraron los plazos. El tiro salió por la culata y se han visto abocados a la autogestión. Alberto García (5.000) ha fichado por el Adidas, Mario Pestano (disco) por el Puma, Fran López por el Avia Escor. Todos a la baja. La excepción es Redolat. Su equipo, el Valencia Tierra y Mar, ha desmontado su sección masculina. Su condición de estandarte del atletismo valenciano le ha salvado. Pero la tendencia a la autogestión de los atletas españoles anuncia el futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2001