Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amparo Moreno vuelve a meterse en la piel de Shirley Valentine

'Es una obra hermosa, un canto a la vida de una mujer que no quiere perder su tren'. La actriz Amparo Moreno no escatima elogios a la hora de hablar de Shirley Valentine, del dramaturgo Willy Russell. Hace ocho años que Moreno se metió por primera vez en la piel del personaje, a las órdenes de la actriz y directora Rosa María Sardà. El montaje se estrenó en la Sala Villarroel, y su interpretación le valió el premio a la mejor actriz teatral en 1994. Pero por problemas de programación del teatro, 'y aunque el espectáculo fue un éxito', según Moreno, sólo pudo estar dos meses en cartel. Ahora, ha decidido retomar la pieza, que llegará al teatro Goya el próximo 9 de noviembre.

Cuenta Moreno que han sido los propios espectadores que la pieza tuvo en su día quienes la han animado a reponerla. 'La gente me paraba por la calle preguntándome si no volveríamos a hacerla. Cuando me lo dijo un vendedor del mercado al que acudo habitualmente pensé que si hasta los señores me lo pedían, tenía que volver a interpretarla', asegura. 'Y ahora era buen momento para ello, porque dentro de 10 años ya tendré la edad de la madre del personaje', admite en tono de broma. Shirley Valentine es la historia de un ama de casa de 44 años, con los hijos independizados, 'que la tienen cuando la necesitan, pero nunca están si es ella quien los llama' y un marido que la quiere siempre atenta a su cuidado. Hasta que una amiga le propone un viaje, las dos solas, a Grecia. Ella apenas ha salido de su cocina, y la experiencia dará un giro radical a su vida.

Obra femenina

'No es una obra feminista, es una obra femenina escrita por un hombre, lo cual supone un doble mérito para el autor', señala Moreno. El 'amor por la obra' que la actriz confiesa es lo que la ha animado a embarcarse en el proyecto con su propia productora, Histrionic S.L. El montaje, de dos horas de duración, se estrenó en catalán, y Moreno ha decidido que la reposición sea en esta lengua. Sin embargo, y con vistas a poder darle una vida más larga presentándolo por toda España, ha adquirido los derechos de la versión en castellano, que en su día interpretó Esperanza Roy, y no descarta hacer funciones en el Goya en castellano.

Moreno no ha podido contar todavía con la ayuda de Rosa María Sardà para repasar su papel. Otros compromisos profesionales de Sardà, que estos días rueda en Portugal la película Deseo, de Gerardo Vera, lo han impedido. Así que Moreno ensaya sola, ayudada por el regidor Julià Farràs, aunque asegura ser 'completamente fiel' a las pautas que en su día marcó la directora. Dentro de unos días, confía en poder ponerse de nuevo a las órdenes de Sardà para acabar de ultimar detalles, como los milimetrados movimientos del personaje. Moreno, que espera tener 'al menos el mismo éxito que al estrenarla', tiene previsto estar en el teatro Goya durante tres meses y a partir de ahí darle a Shirley Valentine tanta vida como sea posible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2001