Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat impone la línea de Les Gavarres por 'razones de interés público'

La Generalitat ha cerrado el camino de la negociación y ha optado por imponer el trazado de la línea de Les Gavarres en Llagostera. Por la vía de urgencia y aludiendo a 'razones de excepcional interés público', el Consell Executiu de la Generalitat acordó ayer ordenar al municipio que incorpore el trazado de la línea a su planeamiento urbanístico al tiempo que autorizaba a la compañía Fecsa-Endesa a reanudar las obras interrumpidas por un decreto de alcaldía.

'La vía del acuerdo no puede llevar a la parálisis ni a rechazar lo que es bueno por sentido común', dijo ayer el conseller en cap, Artur Mas, para justificar la decisión de la Generalitat.

Lluís Postigo, alcalde de Llagostera, está dispuesto a enviar a la Policía Local a la zona donde deben reanudarse los trabajos de la línea para impedirlo. El alcalde lamentó ayer la decisión de la Generalitat y aseguró que no se le había comunicado oficialmente. 'Es triste que se entere antes de la decisión del Gobierno una compañía privada que un ayuntamiento', aseguró Postigo. El alcalde recordó el movimiento de operarios y materiales que desde hace unos días se lleva a cabo en Llagostera, lo que levantó las sospechas del vecindario.

Postigo aseguró que su municipio ha ofrecido un trazado alternativo, prácticamente consensuado con los vecinos afectados, que no tendría la oposición del que ha impuesto la Generalitat. A pesar de que el clima de tensión hace previsible alguna movilización popular o algún sabotaje como el llevado a cabo el pasado viernes, el portavoz de la Coordinadora Antilínea, Quim Bosch, aseguró que la única oposición del colectivo a la línea se expresaría, si así se decidía, ante los tribunales.

La Generalitat afirma que ya se han realizado 'suficientes iniciativas' para buscar el consenso y recuerda el convenio que fue rechazado a principios de este mes por el Ayuntamiento de Llagostera. Si bien en este documento Fecsa-Endesa se comprometía a construir rápidamente una línea alternativa a cambio de poder a acabar la actual, la Generalitat no ha tenido en cuenta la posibilidad de forzar a la compañía eléctrica a construir este trazado alternativo.

Contra el acuerdo de la Generalitat el Ayuntamiento de Llagostera puede presentar recurso.

La decisión de la Generalitat de imponer la línea de Les Gavarres fue duramente criticada ayer por IC-V. La formación denunció que el Gobierno catalán ha vulnerado la democracia local y ha impuesto el criterio de la empresa eléctrica Fecsa-Endesa.

Según el acuerdo de la Generalitat, Llagostera debe iniciar la tramitación de la correspondiente modificación del Plan General del municipio o incorporar el trazado de la línea en la actual revisión en trámite. El consistorio se ve así forzado a otorgar a los terrenos la calificación adecuada para que la línea eléctrica pueda pasar por ellos.

En una nota hecha pública ayer, Fecsa-Endesa aseguró que la decisión de la Generalitat mejorará el suministro eléctrico de más de 130.000 clientes en la Costa Brava. Según la compañía, que expresó su agradecimiento a los municipios de las comarcas de Girona por su comprensión en relación con este proyecto, su único interés pasa por 'garantizar adecuadamente el servicio a sus clientes, actuales y futuros'

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de septiembre de 2001