Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La indefinición inquieta al Buró de Exposiciones

Apolonio Ruiz Ligero, delegado de España ante el Buró Internacional de Exposiciones (BIE), terció ayer en la polemica que rodea la organizacion del Fòrum 2004. 'Barcelona puede organizar lo que desee, pero no puede montarlo como si fuera una Exposición Internacional', dijo. 'Ese tipo de actividades está sujeta a una estricta disciplina internacional y Barcelona ni siquiera ha presentado su candidatura al Buró Internacional de Exposiciones', afirmó el delegado español, que también es el jefe de la Oficina Comercial de España en Francia.

La puntualización se produjo tras la lectura de un titular de El Periódico en el que se afirmaba: 'El Buró Internacional de Exposiciones amenaza con la anulacion del Fòrum'. Ruiz Ligero matizó esa información 'puesto que el organismo que regula las exposiciones internacionales jamás ha aprobado el Fòrum de Barcelona y, por tanto, no tiene que anular lo que nunca ha estado acogido a su disciplina'. Ruiz Ligero reconoció: 'Este tema lleva planteando problemas desde hace cuatro años'.

Explicaciones

La iniciativa del Fòrum fue aprobada como un proyecto cultural de la Unesco, en 1997. Ruiz Ligero explica: 'Desde entonces, yo mismo he tenido que dar explicaciones varias veces en el comité ejecutivo del BIE y al plenario de 85 países, ante las dudas que plantearon Alemania, Japón y otros sobre un proyecto cultural para el que se buscaban presupuestos muy elevados y del que sus promotores decían que iba a durar seis meses, lo mismo que una Exposición Universal'. 'Tuve que comprometerme, en nombre de España, a que el foro de Barcelona no violará la convención de exposiciones internacionales, como está recogido expresamente en el texto por el que la Unesco aprobó la iniciativa cultural'.

Todo el problema viene de la 'indefinición' del proyecto de Barcelona, que ha tropezado con las reticencias de una organización concebida precisamente para mantener la disciplina de las exposiciones internacionales, y que se ha mantenido correctamente desde 1928. Cada 10 años sólo pueden celebrarse dos exposiciones de gran tamaño -seis meses de duración, más de 25 hectáreas de terreno-, como la celebrada en Hannover en 2000. La próxima está prevista en Japón, en 2005, y a la de 2010 aspiran Moscú y Shanghai, entre otras.

Entre cada una de esas exposiciones grandes, el BIE autoriza otras dos más pequeñas. Cuando Barcelona anunció sus propósitos estaba a punto de votarse en el BIE la candidatura para una de estas en 2002, que recayó en Manila.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2001