Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un preso de permiso mata a tiros a un policía en un atraco en Madrid

El supuesto homicida cumplía 32 años por robos

Un preso que gozaba de un permiso carcelario de tres días mató ayer de un disparo en la cabeza a un agente del Cuerpo Nacional de Policía durante el atraco a un banco en Móstoles (Madrid). El recluso, que resultó herido grave, cumplía una pena de 32 años por nueve delitos y debía regresar hoy a la prisión de Navalcarnero. Cometió el atraco con otro interno del mismo penal que también estaba de permiso. Este segundo atracador está condenado a 38 años por 13 causas distintas, entre ellas un homicidio.

Los dos delincuentes entraron a las 13.30 de ayer en la oficina de La Caixa del número 21 de la avenida de la Constitución, en Móstoles. Miguel Alberto Fernández Herviás, de 39 años, nacido en Madrid, llevaba una pistola semiautomática y su compinche, Eduardo Camacho Chacón, de 44 años, nacido en Ceuta, un revólver.

En la sucursal había media docena de clientes y cuatro empleados. Uno de los clientes, Mario Jiménez, explicó: 'Cuando entré en el banco uno de los atracadores vino hacia mí, se abrió la camisa con una mano y me enseñó la culata del revólver. Luego me dijo: 'Esto es un atraco, siéntate en esa silla y no te muevas. No nos mires a la cara. Mira al suelo'.

Poco después llegaron a la sucursal dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía alertados por la alarma interna del banco, que un empleado había logrado activar. Los policías entraron sin sacar sus armas de la funda y fueron recibidos por una lluvia de disparos de los atracadores. El agente Fernando Roncero Hernández, de 44 años, casado y con una hija, recibió cuatro balazos de la pistola de Fernández Herviás. Uno de ellos, en la cabeza, fue mortal.

Los atracadores salieron del banco, pero se toparon con otra patrulla cuyos agentes iban de paisano. Se entabló un tiroteo en el que Fernández Herviás resultó herido grave en el abdomen. Su compinche también fue detenido cuando intentaba huir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de julio de 2001