Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

PELUQUERO SOLIDARIO

Fernando Álvarez Mon, peluquero de Tineo (Asturias), y a quien conocen en su pueblo como Fernando Cañón, muy pronto también será conocido con tal apelativo en algunas localidades rurales de Castilla y León. Este barbero, que se hizo famoso en el occidente asturiano por la comercialización de crecepelos y por crear una peluquería móvil en una furgoneta en la que ha venido prestando sus servicios profesionales por las aldeas más apartadas de la comarca tinetense, va a extender ahora su ámbito de actividad a León y Soria en una primera fase. No se trata, sin embargo, de una estrategia comercial de apertura de nuevos mercados, sino de una iniciativa con espíritu social y solidario. Fernando Cañón ha llegado a un acuerdo con la organización no gubernamental Mensajeros de la Paz, fundada por otro asturiano, el sacerdote Ángel García -popularmente conocido como el padre Ángel-, en virtud de la cual varias furgonetas habilitadas como barbería recorrerán las localidades más apartadas de ambas provincias, y en el futuro también de otras, para prestar los servicios propios de un peluquero a ancianos de lugares remotos. Pero la pretensión real no es acicalar a los mayores, según explicaron los promotores de la iniciativa al diario La Nueva España, de Oviedo. 'Lo de menos es el corte de pelo. Lo importante es dar compañía y ofrecer charla a las gentes de los pueblos rurales'. Para que el servicio sea verdaderamente completo, según los cánones profesionales de los fígaros, y la tertulia barberil disponga de todas las comodidades de los establecimientos de postín, estos días el primero de los vehículos habilitados fue sometido a las adaptaciones necesarias para incorporales rampa para minúsvalidos y aire acondicionado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de julio de 2001