Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Controlado el incendio de Mijas tras el desalojo de otras 40 personas en la madrugada de ayer

Los vecinos y la oposición del PP reclaman desde hace años un parque de bomberos propio

Después de 35 horas de llamas e intensas columnas de humo y cenizas que han provocado el temor y la paralización del pueblo de Mijas, que ayer recobró el suministro de luz y agua, las más de 250 personas del Infoca, ayuntamientos de la zona, voluntariado y Ministerio de Medio Ambiente, sofocaron el incendio en la mañana de ayer. La disminución del viento ha sido clave en el control del fuego al facilitar la acción de los medios aéreos.

Los trabajos se centran ahora en evitar el recalentamiento de la zona quemada. La vigilancia de los retenes durará 48 horas. No obstante, antes de la extinción, las llamas propinaron el último susto a la población de Mijas con un giro inesperado hacia la zona urbanizada. Esto propició el desalojo de otras 40 personas, además de las 300 evacuadas en la madrugada del jueves y las 600 que se fueron voluntariamente durante la jornada del jueves.

Ayer, aunque el número de desalojados fue menor, las viviendas sufrieron un daño superior que en la jornada anterior. Además de la quema generalizada de jardines y parcelas, algunas casas sufrieron desperfectos en ventanas y fachadas.

Responsables Todavía conmocionada por el siniestro, la población mijeña buscaba ayer explicaciones y responsables ante la pérdida de 550 hectáreas de la sierra. El terreno calcinado actuaba como pulmón medioambiental de la zona y era reclamo de visitantes extranjeros en un municipio eminentemente turístico. También ardieron otras 500 hectáreas de zonas agrícolas y urbanas.

El PP arremetió ayer con dureza contra el alcalde socialista Agustín Moreno, al que considera culpable de la catástrofe por no dotar de un parque de bomberos al municipio, que tiene unos 40.000 habitantes y una superficie de 149 kilómetros cuadrados y que en verano multiplica su población. La localidad de Fuengirola, ubicada a seis kilómetros en dirección a la costa, dota del servicio contra incendios a Mijas, que hace ocho años sí contaba con un retén propio. Moreno se limitó a tildar de 'carroñeras' la actitud de los populares.

Algunos vecinos también se quejaban de las malas condiciones en las que se encontraba la sierra. 'No estaba limpia y las ramas secas acumuladas en el suelo cerca de la carretera ayudaron a la propagación de las llamas', afirmaban los vecinos. Los habitantes eran conscientes del daño que el incendio había provocado al pueblo, al que le costará muchos años recuperar su imagen habitual.

El ambiente entre los habitantes es de pesimismo a pesar de los numerosos mensajes de tranquilidad lanzados desde el Ayuntamiento. Así, el casco urbano de Mijas presentaba ayer calles desiertas y escasa afluencia de visitantes, lo que repercute en los comercios, que interrumpieron su actividad el jueves y que ayer permanecían cerrados en su mayoría.

La reforestación de la zona será acometida por la Junta. El delegado del Gobierno andaluz en Málaga, Luciano Alonso, precisó que la regeneración no comenzará de inmediato, ya que considera necesario observar la evolución de la vegetación de la zona antes de comenzar cualquier actuación. Un proceso de espera que puede durar un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de julio de 2001