Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEDIO AMBIENTE

El presidente del CSIC cree que el Ebro no tiene caudal para trasvasar

'No me imagino cómo quieren sacar más de 1.000 hectómetros cada año', se cuestiona Tarrach, un reconocido científico valenciano, en la entrevista de la revista oficial de la universidad en materia de difusión de la investigación. En ella, se le pregunta su opinión sobre el hecho de que los científicos integrantes del Consejo Nacional del Agua votaran en contra del PHN, lo que no hizo reflexionar al Gobierno para sacar adelante sus planes. 'Yo no soy un experto sobre el agua', responde Tarrach en Mètode, 'todo lo que puedo hacer es escuchar a los colegas que saben de eso. Y lo que me dicen los colegas que saben es que el Ebro no da para tantas martingalas y yo, que voy mucho al delta del Ebro, de forma intuitiva estoy de acuerdo con ellos'. Y exclama en broma: '¡Me pondrán en la calle por decir estas cosas!'.

El presidente del CSIC hace referencia así a la oposición de cinco científicos que votaron en contra y hasta pidieron la retirada del PHN en el Consejo Nacional del Agua. Amelia Pérez Zabaleta, Andrés Sahuquillo, Lucila Candela, Narcís Prat y Santiago Hernández, todos ellos prestigiosos expertos en la materia, aseguraron en una nota 'que existe un considerable consenso científico en que el PHN, en su forma actual, no logrará el objetivo que persigue y que además puede dar lugar a la mayor destrucción programada de ecosistemas acuáticos que se haya perpetrado en España'. El plan del Gobierno, que según ellos 'carece de la base científica ambiental para garantizar su compatibilidad con la conservación del buen estado ecológico de los ecosistemas acuáticos españoles', se quedó así sin el respaldo de los investigadores, pero salió adelante con los votos mayoritarios de todos los ministerios (en manos del PP), las confederaciones (dependientes del Gobierno), administraciones autonómicas y regantes. Sólo los ecologistas y algunas autonomías se opusieron.

Pese a sus palabras, Tarrach deja claro que al Gobierno 'lo ha elegido una mayoría' y que los científicos sólo son 'una pequeña parte de la población'. Se queja: 'A mí me gustaría que el Gobierno escuchara más a los científicos'. Pero acata: 'De todas maneras, ellos han de tomar la decisión'.

Por otra parte, Tarrach firmó ayer con el consejero de Medio Ambiente, Fernando Modrego, dos convenios de colaboración para investigar los niveles naturales de contaminación por metales pesados en los suelos de la Comunidad Valenciana y para caracterizar los suelos forestales en la lucha contra la desertificación.

20% de alto riesgo

De ambos programas de investigación, que suponen una inversión del Consell de 35 millones de pesetas, se encargará el Centro de Investigaciones sobre la Desertificación (Cide), dirigido por Juan Sánchez. Este científico aseguró que la Comunidad 'es la única que tiene una cartografía a nivel de semidetalle' de la desertificación, y cifró en un 20% el porcentaje de territorio valenciano que tiene un alto riesgo de sufrir el problema. Unos valores que son bastante más bajos de los que se obtenían con cartografías menos detalladas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 2001