Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kaspárov barre a Shírov y deja el balance entre ambos en 13-0

Alexéi Shírov niega que sufra un problema psicológico cuando se enfrenta a Gari Kaspárov, pero los hechos demuestran lo contrario. El ruso ganó ayer fácilmente al español con las piezas negras en la jornada inaugural de Astaná (Kazajstán) y dejó el balance entre ambos en trece victorias, diez empates y ninguna derrota. Sus compatriotas Vladímir Krámnik y Alexánder Morosiévich se impusieron al israelí Borís Gélfand y el kazajo Darmen Sadvakásov, respectivamente.

El desarrollo y los resultados de las partidas entre Kaspárov y Shírov van contra la lógica. Basta observar su rendimiento frente a otros rivales para asegurar que ese 13-0 no expresa, ni de lejos, la diferencia real entre ambos. Sus relaciones personales nunca fueron buenas, pero se convirtieron en pésimas hace tres años, cuando el español ganó a Krámnik en la final de candidatos de Cazorla (Jaén), cuyo vencedor debía disputar el título oficioso a Kaspárov. Ante la renuncia de la Junta de Andalucía a organizar el encuentro final y la ausencia de patrocinadores alternativos, Kaspárov perdió la paciencia –si es que alguna vez la tuvo-, afirmó que Shírov era "un rival poco comercial", y defendió su título contra Krámnik, quien le destronó hace siete meses en Londres. Los resultados entre Kaspárov y Shírov fueron igual de malos para el español antes y después de ese desgraciado episodio: siete derrotas y seis empates hasta 1998, seis y cuatro desde 1999 hasta ayer.

El calificativo de bestia negra está justificado con creces en este caso: Shírov no sólo pierde una y otra vez ante el número uno, sino que con frecuencia lo hace agarrotado, con un juego claramente inferior al suyo habitual, cuya brillantez, creatividad y riesgo le hacen ser admirado por millones de aficionados.

La partida de ayer ilustra muy bien esa evidencia: Shírov planteó la lucha con bastante más prudencia que de costumbre, eludió la variante más aguda en el momento clave y, cuando su posición ya era muy delicada, rechazó las variantes más resistentes. Kaspárov jugó bien, pero no tuvo que emplearse a fondo ante el subcampeón del mundo oficial.

A pesar de que conducía las piezas blancas, Krámnik exhibió su faceta más conservadora y se impuso a Gélfand tras lograr una ventaja diminuta y explotarla con la precisión de un relojero, a base de tediosas maniobras. El irregular Morosiévich tuvo ayer un buen día: ganó al representante local y produjo belleza.

2ª ronda (hoy): Shírov – Morosiévich; Sadvakásov – Krámnik; Gélfand – Kaspárov.

LA PARTIDA DEL DÍA

COMENTARIOS TÉCNICOS: LEONTXO GARCÍA

Blancas: Shírov.
Negras: Kaspárov.

1 e4 c5 2 Cf3 d6 3 d4 cxd4 4 Cxd4 Cf6 5 Cc3 a6 6 Ae3 e6 (Kaspárov se desvía de la habitual Cg4 que suele jugar contra Shírov en esta posición, aunque también optó un par de veces por e5. Ahora elige e6, y Shírov renuncia a su continuación preferida, 7 g4, que lleva a grandes complicaciones) 7 Ae2 Dc7 8 0-0 b5 9 a4 b4 10 Ca2 Cxe4 [Kaspárov pensó en 10 ..d5, pero la rechazó por 11 c3 e5 12 Cf3 bxc3 -si 12 ..dxe4 13 Cd2, y la posición negra parece bastante peligrosa- 13 Cxc3 d4 14 Cxd4 exd4 15 Axd4, que otorga una buena compensación para las blancas y encaja muy bien con el estilo de Shírov) 11 c3 b3 (Aceptar el regalo con 11 ..bxc3 12 Tc1, es muy peligroso. Las blancas tendrían cinco piezas desarrolladas, más el enroque, por sólo una de las negras) 12 Dxb3 Ae7 (Kaspárov eligió este orden de jugadas, en lugar de Ab7, para evitar un posible sacrificio en e6) 13 Af3 Ab7 14 Dc2 Cf6 15 Axb7 Dxb7 16 b4 0-0 17 b5 Cg4 (Shírov se disponía a continuar con Cb4, que le daría el control de la lucha. Kaspárov opta por lo más incisivo y arriesgado) 18 Af4 (En sus comentarios para las páginas de Internet que llevan su nombre, Kaspárov afirma que esta jugada es un error. Y cita dos alternativas: 18 Cb4 Cxe3 19 fxe3 axb5 20 axb5 Ag5 21 Dd3 Txa1 22 Txa1 Cd7, "que lleva a una posición poco clara", y 18 Ad2 Tc8! 19 Cb4 Af6, "y las negras tienen una posición prometedora porque su caballo se va instalar en c4) 18 ..e5 19 De2 exd4 (Mejor que 19 ..Dd7 20 Df3 d5 21 h3, "y las blancas están bien", según Kaspárov) 20 Dxg4 axb5 21 axb5 Dxb5 22 cxd4 Dc4 23 Tae1 Cc6 24 Cc1 (Todo indica que Shírov ha acusado el golpe psicológico, y no afina. Después de 24 Tc1 Dxd4 25 Txc6 Txa2 26 Dg3, y las blancas tienen muchas más posibilidades de tablas que en la partida) 24 ..Dxd4 25 Ce2 Da4 26 Dg3 Tfd8 27 Cc3 Db3 28 Te3 d5 29 Ah6 Af8 30 Ce4 Db2 31 Cc5 (Dado que las blancas están perdidas, podía intentarse 31 Ag5 dxe4 32 Axd8 Txd8 33 Txe4, con algunas posibilidades de tablas) 31 ..Axc5 32 Tc3 Axf2+ 33 Txf2 Ta1+ 34 Tf1 Db6+ 35 Te3 Txf1+ 36 Rxf1 Dd4 37 Dc7 Dc4+, y Shírov se rindió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2001