Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMPIEZA LA FERIA DE SAN ISIDRO

José Tomás... y el resto del escalafón

Hay consenso en el mundillo taurino, sector público: primero José Tomás, luego el resto del escalafón.

Las dos salidas de José Tomás por la puerta del Príncipe (y otra que estuvo a punto de ser) en la pasada feria de Sevilla avalan este consenso del mundillo taurino (sector público) acerca de la supremacía de José Tomás. Y, subrayando su diferencia abismal con los restantes miembros del escalafón, queda sentado que procede de otra galaxia.

'Es de otra galaxia' se oye decir de José Tomás cuando concluye sus aclamadas actuaciones. En Sevilla, también.

Claro que si viene de otra galaxia ya podría traerse los toros, pues los que torea desde la temeraria verticalidad son de este planeta, los que se llevan en la terrenal fiesta: novillos más bien, derrengados y mochos.

El toro íntegro es lo que revalorizará las proezas de José Tomás y cuantos diestros participan en la feria, pues no van a tener la desmedrada presencia y el aborregado comportamiento de los que salieron en las dos primeras ferias importantes de la temporada que son las de Sevilla y las Fallas de Valencia.

Precisamente en la isidrada de este año es llamativa la novedad de que las principales figuras se anuncian junto a ganaderías llamadas toristas. Con los toros de Adolfo Martín, de Dolores Aguirre, de Guardiola o de Partido de Resina (antes Pablo Romero, digamos por penúltima vez), que en la presente feria lidiarán, entre otros, Tomás, Joselito, El Juli y Ponce, antes sólo toreaban espadas modestos o en edad de merecer.

Un motivo de atención en el ciclo que hoy comienza es, a mayor abundamiento,comprobar si los toros de ganaderías toristas elegidos para las figuras son similares a los que les echaban a los modestos en cuanto a trapío, casta y poder.

Reaparece José Tomás, que el año pasado no toreó en Madrid, y con él Joselito, que anduvo retirado. Ambos se oponían a que se televisaran sus actuaciones y este año han levantado el veto para las ferias de Sevilla y San Isidro, con la salvedad de que una de las corridas contratadas no será televisada, y así salvan la palabra y la cara.

Joselito centra asimismo uno de los alicientes de la feria, quizá la más atractiva de los últimos años. Torero de Madrid con ingente cantidad de partidarios, goza fama de ser maestro en tauromaquia pese a las irrelevantes actuaciones que ha tenido desde su reaparición el año pasado. Por ello se le espera con la ilusión de que renueve pasadas glorias y vuelva a ocupar un puesto principal en el escalafón, a la altura de los toreros cimeros, tanto los hijos de este valle de lágrimas como los originarios de las infinitudes siderales.

La ausencia de El Califa provocó en su dia vehementes protestas pues se trata del triunfador de la feria de San Isidro de 2000, pero tal moción parece que periclita. La feria posee tanta entidad que las ausencias se olvidan pronto. Sucedió con José Tomás y Joselito en 2000 y es lógico que se produzca igualmente con El Califa en 2001.

De cualquier modo, hay un plantel de espadas que presentarán pelea y a lo mejor se erigen en triunfadores. La historia de la isidrada recoge numerosos diestros que alcanzaron en ella la consideración de figuras y se pusieron al escalafón entero por montera.

La feria anuncia, en fin, varias ganaderías señeras que centran el interés máximo de los aficionados auténticos. No quedan muchos, mas intentan mantener el rigor que dio a Las Ventas la categoría de primera plaza del mundo. Y no la quieren dejar perder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 2001