Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gran Premio de Japón | MOTOCICLISMO

Crivillé cambia la mirada

El 'Noi de Seva' crea dudas, pero inicia el Mundial dispuesto a disiparlas

Aunque las Yamaha hayan dominado la pretemporada, incluido el mejor tiempo de Max Biaggi en el primer entrenamiento oficial ayer en Suzuka (Japón); aunque Valentino Rossi parezca el candidato de futuro; aunque Kenny Roberts no haya sido el mismo desde que se coronó en el año 2000; y aunque hay quien opina que Àlex Crivillé está en declive, la única realidad indiscutible es que nadie se atreve a hacer un pronóstico firme ni a descartar a ninguno de la docena de posibles campeones que presenta este año la parrilla del Mundial de 500. Esta madrugada (TVE y Eurosport, 4h15) se pone en marcha en Japón el campeonato más equilibrado e incierto que se recuerda.

Se abre en Suzuka una temporada en la que la incertidumbre impide destacar o descartar. En la parrilla hay siete campeones y 15 vencedores de grandes premios. Y suficiente igualdad como para que se supere el equilibrio registrado el año pasado, cuando las diferencias en casi todas las carreras fueron las más pequeñas de la historia. En el amplio grupo de favoritos hay pilotos de todas las marcas, de varias generaciones y de un montón de países.

Entre ellos, por experiencia, por calidad y por moto, sigue estando Àlex Crivillé, y también hay que anotar a Carlos Checa, uno de los destacados del invierno, y en menor medida a Sete Gibernau, cuyo cambio de Honda a Suzuki constituye una de las novedades de este año. Los resultados invernales apuntan a una leve ventaja de las Yamaha, con Biaggi, McCoy, Abe, el novato Haga, Nakano y el campeón mundial de 250, Olivier Jacque, pero además, conviene contar con Rossi, Barros, Capirossi y Ukawa, todos con Honda, y con la Suzuki número uno de Roberts. Dentro de este numeroso pelotón debería estar el nombre del próximo campeón mundial.

El caso del noi de Seva levanta dudas aunque su mirada de estos días parece despejarlas. También su actuación en los ensayos inaugurales en Suzuka, en los que se mostró competitivo y acabó con el séptimo mejor tiempo, no demasiado lejos de Biaggi. Crivillé ha tenido problemas físicos durante la pretemporada por culpa de su lesión en la mano y ha entrenado poco, pero se presenta con ganas renovadas. 'Aún me duele la mano izquierda pero me encuentro muy motivado y dispuesto a recuperar mi crédito', comenta el campeón del mundo de 1999.

Su objetivo es volver a disfrutar sobre la moto, volver a ganar grandes premios y también, aunque no lo dice abiertamente, callar algunas bocas que olvidan sus éxitos y pretenden retirarle antes de tiempo. 'No creo que se me haya olvidado ir deprisa y estoy preparado para demostrarlo'. El piloto catalán no se marca metas, y tiene por delante un calendario cargado con 16 carreras, tres de ellas en España (Jerez, Cataluña y Valencia), para redimirse de la mediocre temporada que protagonizó el año pasado. Honda le ha preparado una moto remozada con el objetivo de superar los problemas técnicos que sufrió, aunque dentro de su marca parece haber perdido el liderato en beneficio del exuberante y prometedor Valentino Rossi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de abril de 2001