El Racing también destituye a Manzano

El club recurre ahora a Gustavo Benítez, despedido al final de la pasada temporada

Para el Consejo de Administración del Racing destituir a un entrenador y nombrar a otro es cuestión de horas. Ayer, a las once de la mañana, comunicó su cese a Gregorio Manzano, el técnico que había sustituido previamente a Andoni Goikoetxea. Y, a media tarde, el presidente racinguista, Miguel Ángel Díaz, anunció que el nuevo técnico será el paraguayo Gustavo Benítez, a quien no se le renovó el contrato al término de la temporada pasada porque el club consideró elevadas sus pretensiones económicas. 'Entonces no había disponibilidad económica', dijo el presidente racinguista. El pasado verano el Racing traspasó a Munitis al Real Madrid por 2.200 millones y a Salva al Atlético por 1.600.

'Retomamos el proyecto de Benítez, aunque alguno de vosotros se descojone del tema', afirmó ayer Díaz a los periodistas. Y no sólo lo retoma, sino que el paraguayo, que está en Chile, aterrizará mañana en Santander para firmar por lo que resta de temporada y otras dos más. Díaz afirmó que Benítez continuará aunque el Racing, colista, baje a Segunda.

La maniobra del Racing no sólo pilló fuera de Cantabria a Benítez. Gregorio Manzano recibió la noticia de la primera destitución de su carrera en Valladolid, donde estaba de descanso. Manzano encajó la contrariedad con cierto estoicismo. Manzano dijo sentirse seguro de haber salvado al Racing, pero se mostró consciente de la provisionalidad del cargo de entrenador. Esta temporada ya han rodado las cabezas de Lillo (Zaragoza); Clemente y Alonso (Real Sociedad); Paco Herrera (Numancia), y Andoni Goikoetxea, su antecesor en el banquillo racinguista.

Colista, con 23 puntos, el Racing de Manzano, reforzado con seis fichajes en el mercado de invierno, apenas mejoró en resultados al de Goiko. El técnico andaluz deja Santander con un balance netamente negativo: cuatro victorias, un empate y nueve derrotas. No ha conseguido vencer una sola vez fuera de casa -el Racing no lo hace desde el 2-4 en el Bernabéu del 22 de abril de 2000-.

Si a Manzano le ha tocado segar en verde, Goiko no lo pasó mejor. Nadie escuchó sus gritos de auxilio para llenar el vacío dejado por Salva y Munitis. Ahora, si no lo remedia el tercer hombre, o sea, Gustavo Benítez, el Racing se hundirá sin remedio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción