Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Clavet, la felicidad, a los 32 años

El tenista zurdo de Aranjuez se convierte en el más veterano ganador del año al lograr derrotar en la final del Scottsdale al jugador sueco Magnus Norman

Un zurdo de Aranjuez es el hombre de moda del tenis español. Un jugador veterano, el más veterano de la armada española, un tenista de 32 años y más de una década pisando todos los campos del circuito de lña ATP, es el hombre que ha dado el último triunfo. Francisco Pato Clavet es el hombre. La victoria en el torneo en pista rápida de Scottsdale, en Arizona (Estados Unidos), es su argumento. La mejor victoria de su carrera, jalonada por siete triunfos anteriores.

La victoria más sorprendente. 'Si el primer día, viendo el cuadro que me tocaba por delante, alguien me dice que voy a llegar a la final, me habría reído', dijo Clavet el sábado nada más eliminar, en semifinales, a Lleyton Hewitt, el niñato australiano que defendía título. Lo dijo antes de ganar la final a Magnus Norman. Después de derrotar al sueco, número cinco del mundo, Clavet, que tiene fama de quedarse mudo después de las derrotas, tan mal le sienta perder, siguió hablando. 'Es extraordinario de verdad haber ganado este torneo', dijo Clavet, un tenista considerado en españa como bueno en pistas rápidas pero que, aparte de un Master español en parquet, no había conseguido aún triunfar en esas superficies. 'Creo que es el día más feliz en mi vida como tenista. Estoy viviendo un sueño. Soy un jugador de tierra batida, y ahí he ganado casi todo, así que ganar un torneo en pista rápida a los 32, y derrotar en el proceso a tres tenistas del top ten mundial, es algo muy especial. Voy a conservar este momento en mi corazón todo lo que me queda de vida'.

Clavet se convirtió en el ganador más veterano de la temporada, y también en el tenista más viejo que ha ganado nunca en Scottsdale. Toma ya para la publicidad del circuito de la ATP y sus calendarios con el lema Bolas nuevas. Clavet gana. Y para lograrlo no sólo tuvo que ganarle a Norman (en dos sets claros: 6-4, 6-2) y a Hewitt (6-3, 6-4), sino que también tuvo que empezar muy fuerte, ganando nada menos que a Andre Agassi, el número uno (el partido más duro: 6-1, 6-7, 7-5). A todos, el zurdo de Aranjuez les aplicó la misma receta: juego hábil y seguro desde el fondo y a forzar por cansancio del rival errores de los llamados no forzados en las estadísticas: 39 cometió Hewitt, 35 Norman (por sólo 10 del madrileño). La misma receta que aplicó a comienzos de año para alcanzar en Auckland (Nueva Zelanda) la primera final en pista rápida de su carrera (cayó ante el eslovaco Dominik Hrbaty, pero en el camino, en semifinales, dejó el cadáver de un torpedero, el británico.canadiense Greg Rusedski.Final en Nueva Zelanda, buen síntoma para comenzar el siglo, una buena señal para este jugador tenaz, profesional como nadie y cuidado, entrenado desde hace un par de año por el uruguayo Bebe Pérez, el mismo que llevó a Galo Blanco un tiempo. Fue en Nueva Zelanda donde Clavet, que cuenta desde hace años con un preparador físico personal, Vicente Calvo, que viaja con planes de entrenamiento y sólo vive en sintonía tenis, dio una lección de profesionalidad acudiendo a jugar con el equipo español la eliminatoria de Copa Davis que no querían jugar las figuras y que devolvió a España a la Primera División, haciendo así posible, en la distancia, la borrachera de Barcelona y el Sant Jordi.

Poco más se sabe de Pato Clavet, uno de los más veteranos del circuito, conocido por todos, también respetado. Tiene novia y dos hermanos, chico y chica. Pepo Clavet, el chico, le entrenó y viajó con él a todas partes hasta hace dos años, en que aceptó un puesto en el Centro de tecnificación de la federación madrileña.

Pato Clavet. Un jugador que pasa por ser uno de los más reservados del circuito. 'Va por libre, pero se lleva bien con todos, es amigo de todos', cuenta un conocedor de la ATP. Pato Clavet, el tenista que alcanzó su sueño a los 32 años. En estados Unidos. Y en pista rápida. Y ganado a Agassi, a Hewitt, a Norman. El último héroe del tenis español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de marzo de 2001