Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Discreto entre excéntricos

El portero del Mallorca se gana la titularidad frente a 'Mono' Burgos

Marcada por el Loco Orlando Gatti, el Mono Burgos y el Mono Navarro Montoya la carrera de Leo Franco (Argentina, 1978) pudo seguir derroteros de distracción. En Palma de Mallorca, las playas y el clima generoso le ofrecieron el marco ideal para tomarse con mucha calma la suplencia del entonces internacional argentino Carlos Roa. Pero no hizo concesiones: 'El que es distraído se distrae aquí y en cualquier parte, y el responsable trabaja siempre'.

De niño, su ídolo fue El Loco Gatti, un histórico portero del Boca. A los 20 años, otro ex emblema del Boca, Mono Navarro Montoya, le tapó el acceso al equipo en el Mérida. Y, fichado por el Mallorca, debió ganarse el puesto a pulso compitiendo con el titular de la selección argentina, Germán Mono Burgos. En su corta carrera, Leonardo Franco (Argentina, 1978), ha compartido equipo con toda una caterva de ilustres guardametas excéntricos que al principio le cerraron el paso hacia la titularidad. Podría pensarse que el efecto contagioso de la compañía le tentó a cambiar su estilo austero y su imagen de agente de Bolsa. Pero no, a pesar de que ahora diga que 'de todos los compañeros se aprende, para bien y para mal'. Leo Franco se ha ganado el puesto sin precisar mote.

Frente al Barcelona, en el Camp Nou, demostró que no se achica. Tampoco se queda en el molde. Tras empatar, lejos de celebrar, exhibió un tono de lamento: 'Es la primera vez que juego contra el Barça y empato. Las otras tres, en la ida en Mallorca, y con Fernando Vázquez [ex técnico insular] el año pasado, ganamos. Cuando no jugué [como suplente de Montoya, en el Mérida] perdimos siempre'.

Héctor Cúper lo fichó hace tres temporadas. Ahora, Luis Aragonés le ha encumbrado. 'Son dos técnicos que se caracterizan porque les gusta mucho la disciplina en el trabajo. Si se diferencian por algo es porque a Aragonés le gusta hablar. Cúper es más silencioso. Lo que me piden es similar: que juegue casi como un defensa libre, cuidando mucho la espalda de los centrales'.

No quiere hablar de sus condiciones técnicas -se posiciona bien, lee rápido los partidos, posee gran agilidad a pesar de su 1,88 de altura y a veces es poco contundente en las salidas aunque tiene condiciones de cazador de balones aéreos- 'para no dar ventajas' a los delanteros. Los que más admira son Rivaldo y Raúl. 'Los futbolistas más completos de España'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de marzo de 2001