Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

El Madison homenajea a Pat Ewing

El Seattle Supersonics y el Nueva York Knicks formaban en la cancha antes de su encuentro de la NBA para oír el himno estadounidense. Varios aficionados lanzaron entonces gritos de admiración hacia Patrick Ewing: 'Eres el hombre. Gracias por 15 años. Te queremos, Pat'.

Después de su traspaso al Seattle en septiembre de 2000, Ewing volvió el martes al Madison Square Garden, la pista que disfrutó tantos años de uno de los mejores pívots de la historia. Doce puntos y cinco rebotes en 32 minutos fue su estadística en un partido especial en el que finalmente vencieron los Knicks por 101-92.

Al entrenador del Nueva York, Jeff van Gundy, no le gusta cualquier acto que pueda descentrar a sus jugadores antes de un partido. Pero esta vez tuvo que claudicar ante el regreso, con otra camiseta, eso sí, del símbolo del equipo durante más de un decenio. 'Si hay alguien que se lo merece es Pat', recalcó.

El homenaje comenzó con la proyección de un vídeo con momentos estelares de la carrera de Ewing en la Gran Manzana. El pabellón apagó sus luces mientras sonaba la canción Gracias, interpretada por Natalie Merchant. El público aplaudió apasionadamente cuando se emitió la canasta que logró en 1994 ante el Indiana Pacers y que llevó a los Knicks a la final. Luego, llegó la imagen de cuando se subió a la mesa de anotadores para celebrar la victoria.

Acabado el montaje, la ovación de los 19.763 espectadores se prolongó más de tres minutos. '¿Por qué no lloré? No lo sé. Ha sido muy emotivo lo que la gente ha hecho. Hemos tenido una relación de amor-odio durante muchos años. Pero, al final, ha sabido reconocer todo lo que he dado a este equipo', dijo Ewing.

¿Por qué ningún título?

La situación de Ewing era muy distinta hace sólo unos meses. Tanto que pidió el traspaso porque los directivos no querían darle el dinero que reclamaba. En el vestuario había jugadores que creían que el conjunto funcionaba mejor sin él. Todo se precipitó tras el decisivo sexto partido de la final de Conferencia ante el Indiana, cuando falló sus últimos seis lanzamientos.

No fue fácil, en efecto, la relación de Ewing con el público neoyorquino. Durante 15 años las promesas de alcanzar el título absoluto cayeron en saco roto. Ahora, coincidiendo con su vuelta, los medios de comunicación locales se preguntaron una vez más el porqué de que los Knicks no consiguieran ningún anillo teniendo un jugador como Ewing.

La respuesta la ha dado él mismo. Ewing sostiene que nunca tuvo un all star a su lado y pone los ejemplos de los Bulls de Jordan, que contaban con Pippen, y de los Lakers, con O'Neal y Bryant.

OTROS RESULTADOS: Toronto, 101; Cleveland, 89. Miami, 103; Washington, 95. San Antonio, 87; Portland, 95. Sacramento, 106; Los Ángeles Clippers, 93. Vancouver, 112; Dallas, 116.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001