Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RUIDO EN BENLLOCH Y VILLANUEVA | INFRAESTRUCTURAS

Matas da vía libre al aeropuerto de Castellón

El ministerio señala que la alternativa más respetuosa con el medio ambiente es la denominada Benlloch-Villanueva de Alcolea, que afecta a ambos municipios de La Plana Alta. No obstante, señala sus bondades 'siempre y cuando se tengan en cuenta las medidas establecidas' tanto en el estudio de impacto ambiental realizado por el promotor como en la declaración de impacto del ministerio. No obstante, el ministerio no ha informado de que se tengan que hacer grandes correcciones.

Así, establece como primera medida, la protección del aguilucho cenizo, una rapaz que nidifica en cultivos de cereal y que tiene en la zona afectada por el aeropuerto la mayor colonia de la Comunidad Valenciana. El ministerio sólo puntualiza que 'se conservará la mayor parte de la superficie que sirve como área de alimentación de esta especie'. Y añade que 'durante el periodo de cría de esta ave no se deberán realizar actividades ruidosas ni molestas motivadas por la construcción del aeropuerto o por las infraestructuras necesarias para su explotación'. No explica si tampoco deberán aterrizar y despegar los aviones en esas fechas una vez construido.

Del mismo modo, establece que se tendrá que elaborar una Plan de Aislamiento Acústico contra el ruido en las viviendas situadas dentro de 'las zonas delimitadas' en los núcleos urbanos de Benlloch y Villanueva de Alcolea. El ministerio también establece que se establecerán barreras para proteger las aguas que discurren por el barranco de La Fuente y la rambla de La Viuda.

En las alegaciones presentadas hace un año por una plataforma opuesta (dos docecnas de asociaciones cívicas y ecologistas) se denunció que el proyecto vulneraba normativas europeas y españolas, entre otras, sobre contaminación acústica, proteción de hábitats naturales y fauna y flora silvestres, sobre vías pecuarias y la ley de aguas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 2001