Crónica:24 ª jornada de Liga | FÚTBOLCrónica
i

Osasuna activa la alarma en Oviedo

El equipo de Antic se acerca al precipicio y los navarros cogen oxígeno

Al paso de Osasuna, uno de los colistas de toda la Liga, lo que queda del fortín del nuevo Carlos Tartiere es un montón de escombros y un mar de dudas sobre el futuro del Oviedo esta temporada. El equipo azul venía haciéndose fuerte en su estadio y compensando al abrigo de su afición su ya célebre inoperancia a domicilio. Pues bien, un par de meses después de haber empezado a flaquear en el Tartiere, sin mejorar su paupérrima trayectoria como visitante, el Oviedo está metido en el pozo, sólo a salvo gracias al colchón inflado en la primera vuelta.

Lo tuvo el Oviedo muy fácil ayer para recuperar crédito y autoestima frente a Osasuna. Dos acciones del novel Geni le dieron al equipo local una suculenta renta que culminó con un penalti forzado al veterano Vidakovic, con cuya transformación echó Tomic el cerrojazo al primer tiempo.

OVIEDO 2 | OSASUNA 3

Oviedo: Esteban; Keita (Raúl, m.70), Danjou, Gaspar, Boris (González, m. 77); Paunovic, Onopko, Tomic, Iván Ania; Geni y Oli. Osasuna: Nuno; Alfonso, Iván Pérez, Cruchaga, Vidakovic (Yanguas, m. 46), Llorens; Alfredo, Gancedo, Álex; Sabino (Ziganda, m. 92) e Iván Rosado (Lekumberri, m. 85). Goles: 1-0. M. 14. Oli aprovecha una sesión de cabeza de Geni. 2-0. M. 45. Tomic, de penalti. 2-1. M. 53. Álex, de golpe franco directo desde fuera del área. 2-2. M. 69. Álex, de penalti. 2-3. M. 71. Iván Rosado remata una jugada de Sabino. Árbitro: Rodríguez Santiago. Amonestó a Alfredo, Keita, Iván Ania, Paunovic y Gaspar. 22.000 espectadores en el Carlos Tartiere.

El desplome del Oviedo llegó en el segundo tiempo, cuando los azules habían adquirido una cómoda ventaja de dos goles, que tiraron por la borda haciendo un acopio de nervios, imprecisiones y falta de carácter para repetir al milímetro lo sucedido quince días atrás frente al Villarreal. A modo de agravante, Osasuna no fue ninguna maravilla, como lo fuera el equipo castellonense. El cuadro de Lotina se limitó a hacer un ejercicio de fe y no tirar el partido en el descanso. Apretó los dientes y golpeó certeramente a un rival ofuscado en el que la frescura y la conjunción de líneas del comienzo de temporada es sólo un añorado recuerdo.

Osasuna niveló el partido tras el descanso en dos acciones a balón parado. Acertó Álex Fernández, primero en un golpe franco y después al transformar un penalti por un empujón de Danjou a Sabino. Apenas dos minutos después, ante la perplejidad de la parroquia azul, los navarros le daban la vuelta al marcador gracias a Iván Rosado. Hasta el final el Oviedo fue la imagen de la impotencia y un manojo de nervios, probablemente pensando en lo que le espera al equipo si no consigue enderezar su caída libre de las últimas semanas.

Radomir Antic sigue haciendo cábalas para encontrarle a Oli un acompañante en el ataque. En espera de la larga puesta a punto del inglés Collymore, ayer apostó de nuevo por el canterano Geni. El experimento volvió a salirle bien. Geni fue el mejor jugador ovetense y participó directamente en los dos goles de su equipo. Los males del Oviedo están localizados en otra parte, especialmente en una defensa blanda y quebradiza y en un centro del campo en el que Onopko ha dejado de reinar o ha tenido que abdicar por un exceso de tarea acumulada.

Por su parte, Osasuna alivia su posición cuando más desesperado estaba. En Oviedo se ha encontrado con un bálsamo y ha visto de cerca al que muy probablemente será rival a batir en la lucha final por la permanencia en Primera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de febrero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50