Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de vecinos de Vilanova se unen contra el derribo de parte del casco antiguo

Más de un centenar de vecinos del barrio de Cap de Creu de Vilanova i la Geltrú (Garraf), en la parte vieja de la ciudad, han constituido una plataforma ciudadana en defensa del casco antiguo para forzar al Ayuntamiento a que retire el Plan Especial de Reforma Interior (PERI), aprobado el verano pasado, que supondrá la eliminacion de unas 15 casas para crear un nuevo acceso al centro urbano.

El plan, sólo pendiente de la aprobación de la Generalitat, prevé el derribo de una quincena de casas para crear un nuevo acceso que conecte la ronda Europa con la rambla Samá, el corazón viario del centro urbano de Vilanova. Esta vía, que atraviesa la ciudad hasta el mar, no está conectada con la Ronda Norte y acceder a la rambla supone atravesar las callejuelas de Cap de Creu.

El proyecto no es nuevo. El Plan General de Ordenación Urbana de 1967 ya contemplaba el nuevo acceso al centro urbano, pero nunca se llevó a cabo. La revisión de 1981 recuperó el proyecto y tampoco se aplicó. Igualmente lo incluyó el Plan General de 1999, que se expuso al público en el 2000. Como no se presentaron alegaciones, el Pleno del Ayuntamiento lo aprobó por unanimidad el pasado mes de julio.

Los vecinos afectados aseguran ahora que durante el proceso de información pública 'no hubo voluntad de diálogo', por lo que han presentado un informe con alegaciones al departamento de Política Territorial de la Generalitat en el que se oponen frontalmente al proyecto. El plan urbanístico, aseguran, 'afectarà a 44 solares y no a 15 casas como dice el Ayuntamiento, sólo para hacer una nueva calle de entrada a la ciudad, cuando no hay necesidad de ella'.

Los vecinos consideran que Vilanova ya cuenta con suficientes accesos pero apuntan que 'si es necesario uno más, se tiene que hacer siempre respetando el nucleo antiguo'. El problema de fondo, explican, es que en las calles afectadas por el plan -Teatre, Santa Anna, Aigua y Sant Onofre- hay casas centenarias pero que no forman parte del casco antiguo protegido por el plan especial. 'Nuestras casas deberían estar protegidas y rehabilitadas como patrimonio histórico de la ciudad', dice Rosa Mateu Serra, vicepresidenta del colectivo.

El concejal de Servicios Viarios y Vivienda del Ayuntamiento, Joan Benet, argumenta que 'hace 20 años que el Plan General prevé la creación de este nuevo acceso. El proceso de exposición fue inmaculado y en el tiempo de la exposició pública no se registró ninguna alegación'. Aun así Benet asegura que el consistorio está dispuesto a negociar sobre la rehabilitación de casas, si bien el nuevo acceso es 'imprescindible' para el desarrollo del casco antiguo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001