Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Subasta de carteles

Diariamente soy lector de EL PAÍS, al que considero un gran periódico, y generalmente me encantan los artículos de Ramón de España, llenos de gracia y socarronería. Me ha llamado la atención su crónica a raíz de la subasta de carteles de cine celebrada el día 1 de este mes en Barcelona, a la que asistió. A lo largo del artículo se pregunta: ¿Quién ha decidido convertir en grandes artistas a honestos artesanos de otras épocas, como Jano, Mac y Albericio? Yo, Fernando Albericio, le respondo que nadie, si exceptuamos a los escritores Terenci Moix y Paco Banea, buenos amigos, llevados por su pasión por el cine y el cartel. Yo, concretamente, he sido un dibujante que hizo su trabajo con mucho gusto, y cuando alguien (pocas veces) me llamó artista, me sonrojé. Lo que se dice artistas, y de los grandes, fueron Toulouse-Lautrec y nuestro Ramon Casas, entre otros de su época, que nos dejaron verdaderas joyas del cartel. No obstante, le agradezco que nos llame 'honestos artesanos', pues si a la palabra artesano -que me encanta- le añade honesto, para mí, miel sobre hojuelas.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001