Plan para aumentar las viviendas y la actividad comercial en Vall d'Hebron

La zona de Vall d'Hebron, en Barcelona, tiene una densidad de población baja, poca actividad terciaria y unos equipamientos muy importantes pero no integrados en los barrios, según el diagnóstico del Ayuntamiento de Barcelona, que pretende aprovechar mejor las posibilidades de la ladera del parque de Collserola. La comisión de gobierno puso ayer en marcha el plan director de Vall d'Hebron, que, entre otras cosas, prevé más pisos, más servicios y el traslado de los encantes, el mercado de objetos viejos situado en Glòries.

El primer teniente de alcalde, Xavier Casas, y la regidora del distrito, Imma Moraleda, insistieron ayer en que el proceso acaba de empezar y se hablará con todos los afectados, sobre todo con las entidades vecinales.

La zona de influencia es de cuatro kilómetros cuadrados comprendidos entre la plaza de Karl Marx y Alfons Comín, un territorio marcado por la Ronda de Dalt, los grandes espacios destinados a equipamientos -el complejo hospitalario, los Hogares Mundet y el velódromo, entre otros- y en el que predominan los parques y jardines, que ocupan más del 60% del espacio. 'En cambio, hay poca vivienda y menos actividad comercial', afirmó Casas.

Según los datos que maneja el Ayuntamiento, no existe ninguna área comercial definida como tal y las que hay son de pequeñas dimensiones. Parte de ese territorio se podría calificar de barrio dormitorio, con el agravante de que la población disminuye.

En Vall d'Hebron se han ido conformando barrios que están fuera de ordenación o incumplen algún aspecto del Plan General Metropolitano (PGM), como La Clota. Se trata de tres zonas a ambos lados de la ronda en las que actualmente hay unas 350 viviendas, número que, según Casas, se prevé que llegue a 2.000. De esa cantidad, una parte serán pisos de alquiler para jóvenes y viviendas públicas para realojar a los que resulten afectados por el PGM.

El objetivo del plan que ha elaborado el Ayuntamiento es que esa zona de la ciudad atraiga actividad comercial y de servicios, concretamente establecimientos de dimensiones reducidas y medias. En cuanto a zonas comerciales, se propone crear tres puntos 'de carácter alimentario y recreativo'. Los emplazamientos escogidos están situados uno en los extremos del paseo del Vall d'Hebron y en el centro, donde antes estaban las cocheras de Sant Genís y actualmente hay instalada una feria de automóviles. A ese lugar se trasladarán los encantes de la plaza de las Glòries. Dado que los anticuarios no ocuparán todo el terreno, el Ayuntamiento tiene previsto un espacio para el comercio de productos frescos e incluso para cines.

En el plan director presentado ayer no se hace ninguna referencia al proyecto del túnel de Horta, que defiende el Gobierno catalán. 'No se prevé porque todavía no se dispone de los informes que solicitó el Parlament', puntualizó Casas. Lo que sí se pretende es recuperar el paseo del Vall d'Hebron: 'La idea es eliminar las barreras de muchas de las instalaciones, urbanizarlo y hacerlo habitable', resumió Moraleda.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción