Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Birulés pide un esfuerzo de coordinación de las redes de investigación

Los científicos muestran a Birulés su temor a que Madrid y Barcelona absorban las ayudas

La ministra de Ciencia y Tecnología venía a Valencia a la inauguración de la feria Textilhogar, que ayer abrió sus puertas al público, pero a última hora decidió aprovechar la visita y organizó una reunión relámpago con responsables de la Universidad y de institutos tecnológicos. Lo precipitado de la convocatoria cogió al rector de la Universidad Politécnica de Valencia, Justo Nieto, donde se celebró el encuentro, fuera de la ciudad.

Birulés tenía interés en explicar a una representación de la comunidad científica valenciana los criterios de su departamento.Estuvieron presentes en la reunión los vicerrectores de investigación e infraestructuras y los gerentes de los dos campus, y directivos de varios institutos tecnológicos y científicos como el de Biología Molecular, el Instituto de Biotecnología, el Centro de Motores Térmicos, el de Biodiversidad o el de Robótica, entre otros. A Birulés le acompañaba el director general de Política Científica, Manuel de Hermenegildo, y la delegada del Gobierno, Carmen Mas.

Era la primera vez desde su nombramiento que la titular de Ciencia y Tecnología mantenía un encuentro en Valencia de estas características. Birulés planteó el problema de la territorialización de las ayudas públicas a la investigación y también la ubicación de los grandes parques científicos y los grupos de excelencia. La ministra defendió una mayor coordinación entre la Administración, los industriales y los investigadores para conseguir avances científicos.

La ministra cree necesaria una toma de postura que evite la duplicación de instalaciones de investigación, según fuentes de la reunión. También reclamó un mayor número de patentes y una concentración de centros. Birulés rechazó la política de diseminación de infraestructuras y puso de ejemplo las 340 oficinas de transferencia de tecnología que existen en España dependientes de ayuntamientos, universidades y comunidades autónomas. 'Hay que empezar a concentrar las cosas', recomendó la responsable ministerial, según las mismas fuentes. Ésta anunció la puesta en marcha de un programa de evaluación que detecte grupos de excelencia y pidió más esfuerzos en la dotación de infraestructuras y creación de equipos que hagan creíble y posible la vuelta de los investigadores del extranjero.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCYT) apostará, según el compromiso de su titular, por las fórmulas de capital riesgo, aunque sean iniciativas de carácter privado. Los recursos públicos destinados a este programa pasarán de los 6.000 millones del año pasado a los 10.000 millones previstos para este ejercicio presupuestario.

Birulés recordó más adelante la excelente posición española tras la modificación del trato fiscal a la innovación. Según la ministra, España es el país con uno de los costes fiscales más bajos de Europa en cuanto al tratamiento de las inversiones en proyectos de innovación. Esta será una herramienta crucial para la competitividad del sector industrial. La Administración central impulsará dentro de su política de apoyo a la innovación la actuaciones de mecenazgo privado.

Igualmente indicó que las becas para este año y el siguiente se adecuarán económicamente e 'incardinarán a los becarios con los proyectos de investigación, su estructuración y su financiación, tanto en el tiempo como en las necesidades de los proyectos', recalcó. Birulés prevé un aumento presupuestario del 18% para las partidas de recursos humanos, un incremento del 46% en el número de plazas a convocar 'y un compromiso de mejora, ya no sólo de dotación de becas, sino en la incorporación de científicos jóvenes'.Los asistentes no se refirieron directamente a la última orden de ayudas del Ministerio de Ciencia y Tecnología para la adquisición de equipamientos e infraestructuras científicas -la convocatoria se público el 8 de diciembre y se resolvió siete días después-. El departamentó de Birulés distribuyó 40.000 millones de pesetas en créditos blandos (a interés cero), que fueron a parar principalmente a Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana. En esta última, la Universidad Politécnica de Valencia se adjudicó un crédito de 2.345 millones de pesetas para su parque científico, denominado Ciudad Politécnica de la Innovación. El Parque de Burjassot-Paterna de la Universidad de Valencia cuenta con otra subvención de 306 millones de pesetas, destinados al equipamiento de varios institutos. El año próximo se convocará, según Birulés, otro programa de ayudas a los parques científicos.

Los investigadores transmitieron a la ministra su temor a una concentración de medios de investigación en Madrid y Barcelona. Birulés tranquilizó a los asistentes e insistió en que tanto las universidades como los parques tecnológicos debían buscar más la coordinación con los industriales, a pesar de la falta, en ocasiones, de interlocutores.

La ministra animó a la comunidad científica a que no descuide la difusión de los trabajos de investigación y se comprometió a reducir de cinco a tres meses el plazo entre la convocatoria de ayudas a programas de investigación y la resolución de expedientes.

El director de la Oficina de Ciencia y Tecnología (OCYT) de la Generalitat, Javier Quesada, presente en el encuentro, pidió a la ministra Birulés más coordinación entre las administraciones central y autonómica. Según Quesada, 'la I+D+I es una herramienta de primera orden para el crecimiento económico y debe venir a regiones o áreas con más necesidad de fortalecerse'. La OCYT iniciará en las próximas semanas una ronda de reuniones con el Ministerio de Ciencia y Tecnología para la coordinación de programas.

La Comunidad se encuentra, de acuerdo a las últimas cifras disponibles, por debajo de la media española en inversiones en investigación. Concretamente un 0,67% del PIB valenciano frente al 0,9% español. El objetivo del Gobierno central es alcanzar un 2% en los próximos años e implicar, sobre todo, a la iniciativa privada.

Según concluyó la ministra, la reunión de ayer en la Politécnica 'debe permitir', dijo, 'una mayor inversión y desarrollo de la ciencia, tanto en los grupos científicos como en el mundo empresarial'.

La ministra y el Medpark

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2001

Más información