Cuevas insta a las empresas a que no suban los precios de sus productos para contener la inflación

La junta directiva de la patronal CEOE ha decidido recomendar para la negociación colectiva de este año aumentos salariales del 2%, la previsión de inflación fijada por el Gobierno. Junto a ello, el presidente de CEOE, José María Cuevas, instó ayer a 'los empresarios, los trabajadores y los sindicatos a que asuman un mínimo compromiso de estabilidad de precios y costes salariales'.

Cuevas hizo ese llamamiento para que las empresas no incrementen los precios de sus productos más allá de la previsión de inflación porque cree que, si esa contención se produce, el 2% es un objetivo de IPC 'perfectamente posible' para finales del ejercicio.

El año ha comenzado con una inflación del 4%, y ése es el aumento salarial que los sindicatos UGT y CC OO van a reclamar en los convenios. Para Cuevas, con esas alzas de sueldos 'difícilmente se va a conseguir el objetivo del 2% de inflación', que es también compartido por la patronal.

El dirigente empresarial añadió que con la cifra recomendada por la patronal los trabajadores no perderán poder adquisitivo porque, si el IPC se desvía de la previsión, entrarán en funcionamiento las cláusulas de revisión. Cuevas prevé que este año se pacten esas cláusulas de garantía con más intensidad.

La junta directiva de la patronal también ha estudiado el estado del diálogo social. Su presidente se mostró convencido de que en los próximos días o semanas se va a intensificar la negociación y a despejar las incógnitas. Ayer mismo, Cuevas se reunió con el ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, para analizar las líneas generales de la reforma laboral, y se produjo un encuentro similar del ministro con el líder de UGT, Cándido Méndez.

Diálogo encauzado

El día anterior, Aparicio mantuvo otra entrevista con el secretario general de CC OO, José María Fidalgo. La conclusión de todas las partes es que el diálogo 'se va encauzando', aunque aún queda tiempo para seguir acercando posiciones.

Cuevas reconocía ayer que hay coincidencia en centrar la negociación en los contenidos del acuerdo de 1997 que han dado buenos resultados, que él resume en la búsqueda de un mayor equilibrio entre la estabilidad en el empleo y la temporalidad.

La patronal defiende que los costes del despido se equiparen a la media europea, situados en una indemnización de 20 días por año trabajado. No obstante, Cuevas precisó que en estos momentos su objetivo no es esa cifra, sino que se llegue a 'unos términos razonables'.

De hecho, en los múltiples contactos que los agentes sociales y el Gobierno están manteniendo, prácticamente se ha acordado extender a más colectivos la indemnización por despido de 33 días año dentro de la figura de contrato de fomento del empleo estable, y mantener el modelo ordinario de contratación, que cuenta con una indemnización de 45 días año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de enero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50