Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:MAZINHO Y VIZCAÍNO | MODESTOS CON HISTORIA | Segunda División | FÚTBOL

Ida y vuelta de dos veteranos

Vizcaíno sustituye en el Elche a Mazinho, apartado del equipo

Juan Vizcaíno, de 34 años, se dispone a vivir su penúltima aventura futbolística. Y por primera vez en su dilatada y brillante trayectoria (una Liga, tres Copas del Rey con el Atlético de Madrid, y 14 veces internacional), jugará en la Segunda División. Será en el Elche, y viene a sustituir al brasileño Mazinho, de 34 años, campeón del mundo en 1994, y apartado del equipo tras ser fichado como abanderado del conjunto ilicitano esta temporada. El Elche, así, cambia un medio centro por otro; un veterano por otro menos ilustre, pero con los mismos kilómetros a cuestas.

'Estoy agradecido al Elche por esta oportunidad que me brinda. Los días se hacen interminables cuando esperas otra oportunidad', declaró Vizcaíno durante su presentación. El Valladolid fue el último club en el que militó Vizcaíno. En la primera temporada en el equipo vallisoletano jugó 31 partidos de Liga a las órdenes de Sergio Kresic. La llegada de Gregorio Manzano al banquillo pucelano la pasada temporada terminó relegándole a la suplencia y después a la grada. 'Fue un año muy complicado porque siempre me alineó fuera de mi posición'. El medio catalán (nació en Pobla de Mafumet, Tarragona), dice que Jorge D'Alessandro, actual entrenador del Elche, le ha abierto de par en par las puertas del retorno al fútbol profesional. 'Desde el pasado mes de septiembre me he ejercitado con el Gimnástico de Tarragona, de Segunda B. Se han portado fenomenal, y sólo me falta jugar partidos', comenta el ex jugador del Zaragoza, Atlético de Madrid y Valladolid.

En la temporada 90-91 Vizcaíno fichó por el Atlético de Madrid. En el Vicente Calderón vivió su época dorada como futbolista. Se proclamó campeón de la Copa del Rey en los años 91, 92 y 96, y en esa misma temporada se alzó con el último título de Liga que ha visitado las vitrinas del Atlético. 'El doblete es sin duda mi mejor recuerdo. Ahora sufro con las cuitas del Atléti', señala Vizcaíno, que el próximo 18 de marzo podría enfrentarse a su ex equipo en el campo Martínez Valero. 'Seguro que en ese partido sentiré algo muy especial. Ser rojiblanco marca para siempre'.

 

Sin pena ni gloria

 

Después de aquella época dorada el fútbol le enseñó su rostro más amargo. Pasar del todo a la nada y verse sin equipo media temporada tras su paso sin pena ni gloria por el Valladolid. Vizcaíno, un ilustre del fútbol español, con 390 partidos a sus espaldas en Primera y 31 goles, vuelve a calzarse las botas.

Todo lo contrario que Iomar do Nascimento Mazinho, quien tras llegar al Elche en medio de aclamaciones sale ahora por la puerta falsa del club. Los mismos que le subieron al pedestal como el abanderado del nuevo proyecto ilicitano, le han ignorado en la que puede ser la última aventura futbolística del que fuera campeón del mundo con Brasil en Estados Unidos 94. 'Jamás he creado un problema en mis 15 años de profesional. El Elche me debía dinero y por eso me fui a mi país ', explicó Mazinho, que está apartado del equipo, y que ahora se ejercita en solitario. La directiva ilicitana decidió incoar expediente informativo, y le otorga un plazo de diez días para las oportunas alegaciones. Al futbolista brasileño sólo le queda negociar los 45 millones de pesetas que el Elche le adeuda de su ficha, que asciende a 90 millones. Lejos quedan ya los días de gloria para Mazinho, que fue considerado junto a su compatriota Mauro Silva como el mejor medio centro del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de enero de 2001