Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sedán sorprende a Francia

El incontestable líder del campeonato representa a la segunda ciudad más pobre del país

Futbolista-obrero

Aunque el jabalí inscrito en su escudo pudiera llevarnos a pensar otra cosa, el Sedan, el Club Sportif Sedan-Ardennes (CSSA), el sorprendente líder de la Liga francesa, es un equipo sensato dirigido de manera sensata. Su entrenador, Alex Dupont, tiene una buena experiencia de lluvia, barro y pequeños presupuestos. Los jugadores, en su mayoría franceses nacidos al norte del Loira, salen al campo como quien va a la mina, atentos a no cometer errores, avanzando siempre sin desprotegerse. Las gotas de fantasía las dejan para dos de sus puntas, el camerunés N'Diefi y el senegalés N'Diaye, ambos al servicio de un veterano goleador belga, Toni Brogno.Pero la sensatez táctica del Sedan, la que le ha llevado a encaramarse hasta lo más alto de la tabla, y ha sido reconocida por Philippe Bergeroo, el entrenador del millonario París Saint-Germain -"el Sedan es el equipo que mejor juega al contraataque en Francia"-, no serviría de nada si no fuera acompañada también de sensatez en la política de fichajes. "Nos fijamos mucho en lo que no funciona en los otros clubEs", dice el presidente, Michel Bérard. "Nos aprovechamos de los equipos que tienen plantillas demasiado grandes, buscamos a quienes tienen una relación conflictiva con el entrenador y quieren cambiar de aires", revela Bérard para explicar cómo hace para comprar bueno, bonito y barato. En otras oportunidades, el Sedan supo añadirle al trabajo de espionaje el don de la oportunidad y la suerte, como en la contratación de su actual estrella, el centrocampista Olivier Quint. "Cuando el Sedan, que estaba en Tercera, vino a buscarme, yo quería dejar el fútbol, pues en 1995 mi equipo, el Rouen, cerró por quiebra y al año siguiente me pasó lo mismo en Epernay", dice Quint.

Todo parece muy sensato, incluso el que en la plantilla actual haya diez jugadores que han jugado con el Sedan en Tercera, pero no es suficiente para explicar cómo un equipo de una ciudad de 21.667 habitantes es líder por segunda semana consecutiva de la Primera División. La ciudad es famosa por su fortaleza -no en vano está en las Ardenas, en una región fronteriza- la mayor de Europa durante el siglo XV, y hoy lo es también por hallarse en una zona deprimida, víctima del cierre de minas, de la reestructuración de la siderurgia y de la deslocalización de la industria textil. En ese sentido, por el número de parados y de personas que perciben subsidios, la ciudad pasa por ser la segunda más pobre de Francia. "Es cierto pero desde que el equipo de fútbol va bien he constatado una disminución espectacular de los actos delictivos en los barrios conflictivos", cuenta el alcalde socialista de la ciudad, Jean-Paul Bachy.

Fundado en 1919, el club tuvo sus momentos de gloria durante la segunda mitad de los 50, cuando sus jugadores -el padre del tenista Yannick Noah, el actual seleccionador Roger Lemerle, etc.- compaginaban el fútbol con el trabajo textil. Es la época del futbolista-obrero, que culminó con triunfos coperos en 1956 y 1961.El relanzamiento del Sedan se ha producido de la mano del empresario Pascal Urano. Él es el principal accionista del CSSA y él ha nombrado presidente a Michel Bérard, un especialista en gestión. Urano, que tiene una sociedad constructora, no es un sentimental. Este año despidió a Patrick Mery, el entrenador que ha dirigido la remontada deportiva del Sedan y clasificó al equipo en la séptima plaza la temporada pasada, porque pedía un aumento. El Sedan, que hasta hace pocos meses se entrenaba en instalaciones escolares para no estropear el césped de su viejo -73 años- estadio, es el único club francés de Primera que no cuenta con un centro de formación. "No lo crearemos hasta que sepamos en qué quedan las indemnizaciones por traspaso. Estamos a la espera de lo que decida la Unión Europea", dice Bérard. Supondría también acabar con la fórmula del éxito, no en vano el club se ha especializado en nutrirse de lo que otros formaban pero no sabían aprovechar. De jugadores sin alineación, de futbolistas sin equipo. De parados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 2000