Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL. Octava jornada de Liga: SAMUEL ETO'O - JUGADOR DEL MALLORCA

"Sí, sirvo para el Madrid"

Cada verano, desde hace cuatro años, se asoma a la Ciudad Deportiva. Saluda, se entrena, hace la pretemporada con el Madrid, juega algunos amistosos y espera acontecimientos. Y los acontecimientos acaban llevando a Samuel Eto'o (Camerún, 19 años) a irse cedido donde el club ordene o, como en el caso del Mallorca, donde él acabe eligiendo. Campeón de la Copa de África y de los Juegos Olímpicos con su selección, hoy se asoma al Bernabéu, tras haberle hecho por segunda vez consecutiva un descosido al Barça. Hoy se asoma a la que debía ser su casa de no ser porque en el Madrid, desde hace cuatro años, la mejor moneda de cambio se llama Samuel Eto'o.Pregunta. ¿Sabe usted que de los siete goles que ha marcado en la Liga española, tres se los ha hecho al Barça?

Respuesta. No tenía ni idea.

P. En ese aspecto, nadie puede negar su madridismo.

R. Es una casualidad. No le tengo ninguna manía al Barça ni pongo un empeño especial cuando juego contra ese equipo.

P. Parece que está ante un momento magnífico para demostrarle algo al Bernabéu.

R. No tengo nada que demostrar ni al Bernabéu ni al Madrid ni a nadie. Este es un partido de Liga, con tres puntos en juego y en el que no hay nada especial.

P. ¿Lo celebrará si marca un gol?

R. No tengo nada pensado, pero no haré nada exagerado.

P. Usted ya ha triunfado a lo grande en el Camp Nou, la pasada temporada. ¿No le gustaría hacer lo mismo en Chamartín?

R. Me gustaría que el Mallorca jugara bien y ganara. Mi único triunfo hoy son los tres puntos.

P. ¿Sabe usted los minutos que ha jugado en la Liga con la camiseta del Madrid?

R. No los he contado.

P. Pues podía haberlo hecho. Son exactamente 88. En dos temporadas distintas, eso sí.

R. ¡Madre mía! Creo que podía haber jugado alguno más.

P. ¿Y eso no le convence para darse cuenta de que a lo mejor no sirve para el Madrid?

R. ¿Por qué no voy a servir? Yo creo que sí. Desearía jugar en el Madrid, pero no es algo que dependa de mí.

P. Pues dependa de quien dependa, lo que no cambia es que usted acaba siendo cedido. Cuatro veces ha ocurrido ya.

R. Se equivoca. Sólo me han cedido a tres equipos -Leganés, Espanyol y Mallorca-. Ocurre que la cesión al Mallorca se ha ampliado a esta temporada.

P. ¿Y no le parece que el Madrid le ha tratado como a una mercancía? Si no vale, que le dejen ir y ya está.

R. Yo no soy ninguna mercancía y nadie lo cree así. Nunca me he sentido utilizado y lo único que sucede es que el fútbol tiene estas cosas.

P. ¿Conoce a algún futbolista que haya sido cedido más veces?

R. Déjeme pensar... La verdad es que no.

P. Este verano usted era del Madrid, luego fue durante unas horas del Deportivo -con motivo del fichaje de Flavio por el club blanco- y acabó en el Mallorca.

R. Mi única queja es que las cosas no se han hecho como debían hacerse. Pero yo estoy jugando donde quiero.

P. ¿Pero no quería usted jugar en el Madrid?

R. Yo quiero jugar en el Mallorca.

P. ¿Sabía usted que en su carrera existe un dato que le asemeja a Pelé?

R. No me haga reír.

P. Pelé debutó en un Mundial con 17 años; usted debutó en otro a la misma edad. Unos meses más joven, incluso.

R. Es cierto que leí eso en alguna ocasión. Y también hay un noruego que debutó muy joven. Pero ahí se acaban mis semejanzas con Pelé.

P. ¿Cuál era su ídolo de pequeño?

R. Roger Milla. Era un monstruo del área.

P. ¿Le hubiera gustado practicar otro deporte?

R. Sí. El baloncesto.

P. ¿Su país preferido?

R. Camerún, claro.

P. ¿Y su equipo favorito?

R. El Mallorca y el Madrid.

P. ¿Por ese orden?

R. Por ese orden.

P. ¿Qué es lo que menos le agrada de su profesión?

R. Perder.

P. ¿Y lo que más?

R. Ganar títulos.

P. ¿No le sería más fácil conseguirlo si algún día el Madrid deja de cederle?

R. Yo lo que quiero es ganar títulos con el Mallorca.

P. No le falta optimismo.

R. ¿Por qué no podemos ganar la Liga? El fútbol está loco. Si ya hemos ganado al Barça, ¿por qué no al Madrid?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de noviembre de 2000