EL RELEVO DE ANGUITA

Llamazares intenta impedir el trasvase de votos de Maestro a Frutos para lograr la victoria

La gestión del coordinador general saliente recibe un respaldo del 64% de la asamblea

Tras una primera jornada de tensión y pulso de fuerzas en las votaciones, la VI Asamblea de IU transcurrió ayer con más calma. La suerte está echada, y el voto secreto de hoy impide dar por fiables los cálculos de Gaspar Llamazares y Francisco Frutos, los dos principales aspirantes a suceder a Julio Anguita. El primero confiaba en evitar un gran trasvase de votos del sector crítico, liderado por Ángeles Maestro, hacia la candidatura de su rival. Llamazares parte como favorito con una mínima diferencia, por lo que serán fundamentales los votos de los indecisos y de los que, a última hora, cambien de bando.

Más información

La explosiva mezcla de apoyos que sostienen a las dos candidaturas principales torna muy frágiles ambos bloques. Por eso, como sucedió en el Congreso del PSOE, los discursos de los candidatos pueden modificar el resultado final.El coordinador general saliente, Julio Anguita, se despidió ayer con un discurso clásico de un puesto que ha ocupado durante los últimos 11 años. El informe de gestión que defendió obtuvo un apoyo del 64% de los delegados que votaron. El 15% eligió el no, y el 20% se abstuvo. Esta última era la opción que había defendido el sector crítico, que cuenta con un apoyo creciente aunque inferior a ese 20%. Cien delegados del total de 861 optaron por no votar.

Al final, Anguita obtuvo un apoyo superior a lo que se esperaba tras su apuesta por uno de los dos candidatos, Gaspar Llamazares. Aunque el coordinador general saliente ha obtenido hasta ayer porcentajes de apoyo que superaban el 70%, Frutos había augurado en los últimos días que la decisión de romper su neutralidad le supondría al todavía líder despedirse de la máxima dirección con el aplauso de sólo "la mitad" de IU. Pero no fue así. Pudieron más, según varios dirigentes, los sentimientos que la batalla política por la sucesión. Frutos, que aplaudió el discurso de Anguita, habló luego de "voto de cortesía" y dijo que el coordinador general había dejado "mucho de su vida" en el proyecto de IU.

El sector de Llamazares confía precisamente en lo que llaman efecto Anguita para decantar una votación que, según admiten ahora, será muy igualada. Al aparecer como número dos en la lista que encabeza el asturiano, es posible que algunos delegados indecisos, y que siempre han sido fieles al hasta ahora líder, voten esa lista aunque no les gusten otros de sus componentes.

Mientras, los de Frutos confían especialmente en que el discurso del secretario general del PCE convenza a los que dudan. Pero la clave estará, como sucedió en el congreso del PSOE con los guerristas, en los partidarios del sector crítico cambien de bando y apoyen a Frutos. Los movimientos en todos los sentidos, según admitían la mayoría de los dirigentes, se dan por descontado.

De momento, la batalla de ayer se centraba en la clásica lucha psicológica por lograr más avales que el otro. También aquí la igualdad parecía clara. Los dos principales candidatos se situaban por encima de los 300, a la espera de convencer a alguno más.

Lo que está claro es que Llamazares tiene muy difícil obtener esa mayoría del 55% de la que presumió en las semanas previas a la Asamblea. Por eso, es evidente que, gane quien gane, el acuerdo es obligado si los dos principales candidatos pretenden que IU sea gobernable y el sector crítico no pueda dominar cada votación.

El mecanismo de elección de la dirección complica aún más las cosas. Los delegados votarán hoy entre tres listas. Mediante una proporcionalidad pura, se elegirá a la mitad del Consejo Político Federal, 75 personas que designarán al líder. Y gobernar sin acuerdo se hará imposible porque uno de los dos puede tener sólo dos miembros de ese órgano más que el otro.

En todo caso, el cruce de apoyos entre Frutos y Llamazares es total. Basta ojear las listas que presentan. En la de Frutos hay personajes tan enfrentados en los últimos años como Ángel Pérez y Felipe Alcaraz. En la otra, la disparidad es aún mayor porque sólo cuenta con una parte del PCE, lo que la hace menos compacta. Allí se mezclan personas como Julio Anguita y algunos de los que más le han criticado, como José Francisco Mendi, de Tercera Vía, y Concha Denche, de Espacio Alternativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de octubre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50