Los Yankees alzan el título

El equipo neoyorquino gana a sus vecinos del Mets la final de béisbol

Los Yankees de Nueva York demostraron a la hora de la verdad por qué son el mejor equipo de béisbol del mundo y el jueves batieron en la serie final a sus convecinos los Mets por cuatro carreras a dos en una serie a siete partido en la que bastaron cinco (4-1). Los aspirantes no pudieron mantener su racha ante la fuerza de los campeones, que consiguen el título por tercera vez consecutiva y 26ª en la historia de la Liga en la llamada Serie del Metro, disputada por dos equipos de la misma ciudad por primera vez desde 1956.A primera vista, las estadísticas engañan. La victoria de los Yankees no fue un paseo. Esta ha sido una serie de tremendamente ajustados resultados (hay que remontarse a 1915 para encontrar algo parecido), en la que antes del 4-2 del partido del jueves sólo otro se había decidido por dos carreras, y fue a favor de los Mets. El equipo de Queens, tradicional perdedor, había llegado en forma a la serie final y suscitado grandes expectativas ante unos Yankees que se habían colocado en los play off tras una mediocre campaña regular, que concluyó con 15 derrotas en los 18 últimos partidos. Tan mediocre que de haber estado en otro grupo, los Bombarderos del Bronx no habrían pasado el corte a la ronda final.

Pero en octubre, el mes de la verdad, los Yankees han demostrado estar hechos con el material de los campeones. Sudaron para batir a unos Mets crecidos, pero lo hicieron y confirmaron su primacía en el béisbol norteamericano, lo que quiere decir mundial. No en vano son el equipo con más presupuesto de la Liga, muy por delante de sus modesto rivales de esta serie final. Con su victoria del año 2000, los Yankees logran tres títulos consecutivos, cuatro en los cinco últimos años y abren la perspectiva de una reedición de los años gloriosos de mediados de siglo, con cinco campeonatos sucesivos.

Nueva York ha vivido la serie con la pasión propia de los grandes acontecimientos, sin degenerar al final en los actos de gamberrismo que acompañan a las grandes victorias, como ocurrió en junio con el campeonato de la NBA logrado por los Lakers de Los Ángeles. La policía neoyorquina desplegó casi mil hombres en las inmediaciones del muy vetusto Shea Stadium de los Mets, sin que hubieran de intervenir.

La intensidad emocional de jugadores y aficionados neoyorquinos no trascendió al resto del país, incapaz de sentir como propia a la Gran Manzana y que ha prestado poca atención a la televisión.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS