Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Rally de Córcega

Espectacular accidente de McRae

Carlos Sainz afronta la etapa final de la prueba en tercera posición

Aunque no consiga la victoria, Carlos Sainz (Ford) puede redondear hoy una buena operación en el Rally de Córcega. Impotente en la pelea por el triunfo frente a los franceses François Delecour y Gilles Panizzi, ambos con Peugeot, pero clasificado tercero tras la segunda etapa, el piloto madrileño se apresta a recortar la desventaja respecto a sus rivales en el Mundial. Tanto el líder del campeonato, Marcus Gronholm (Peugeot), como Richard Burns (Subaru) afrontan la última jornada distanciados de Sainz, mientras que Colin McRae (Ford) abandonó ayer tras un espectacular accidente.El compañero de Sainz en el equipo Ford y su copiloto Nicky Grist salieron ilesos de la salida de carretera que provocó la interrupción de la carrera durante más de una hora para que pudieran ser evacuados en helicóptero a un hospital cercano. Afortunadamente, los exámenes médicos revelaron que ninguno de ellos sufría heridas importantes. Más cara le puede costar la retirada a su candidatura para el Mundial, pues McRae no sumará puntos en esta 11ª carrera de la temporada y cederá terreno, sobre todo a Sainz si éste confirma hoy, tras los últimos seis tramos cronometrados (128 kilómetros), su estupenda tercera posición.

El piloto madrileño volvió a viajar ayer a la estela de los dos franceses de Peugeot, que se impusieron en todos los tramos disputados y terminaron el día prácticamente empatados -Delecour es líder por dos décimas de segundo-. Sin embargo ni Delecour ni Panizzi pintan nada en la lucha por el título, por lo que el tercer lugar sería casi sinónimo de victoria para Sainz. Afronta la última etapa con más de un minuto de renta sobre Burns, que arrancará hoy cuarto, y más de un punto y medio sobre Gronholm, que es quinto.

Sin embargo, cualquier cosa puede pasar. Ayer, Sainz tuvo un leve percance en uno de los tramos al derrapar y golpear un muro con la parte posterior de su coche, pero el incidente no tuvo consecuencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de octubre de 2000