Lo que no se vio en la casa

El bus se está caracterizando por enseñar todo lo que no hizo falta ver para que la casa de Gran Hermano resultara interesante. En su primera semana, los espectadores han visto ya varios desnudos, algunos besos e incluso una confesión de homosexualidad. Los concursantes no sólo son conscientes de la cámara, sino que muestran su afán por el espectáculo. Sabedores de que la gente les ve, constantemente actúan para la galería. Y entre sus dotes artísticas han hallado la diversión de "hacer calvos": mostrar sus traseros desnudos a la cámara.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de septiembre de 2000.