Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATLETISMO - PRUEBAS DE SELECCIÓN DEL EQUIPO DE EE UU

Malos tiempos se avecinan para el salto de longitud

El atletismo norteamericano tuvo el lunes en Sacramento la certeza de un nuevo oro Sydney en los 400 metros vallas femeninos a cambio de empezar a temer por la corona en una especialidad genuinamente americana, el salto de longitud. La corredora Sandra Glover, liberada este año de sus obligaciones de maestra de primaria, marcó 53.33 en el giro vallado, la mejor marca del año. El saltador Melvin Lister no pudo pasar de los 8,32 para ganar la prueba de longitud, que en las clasificatorias pre Atlanta sólo hubiese sido el tercer salto. Glover es una veterana de 31 años que había fracasado en anteriores intentos de viajar a Barcelona y Atlanta. "Tenía un trabajo fijo y a tiempo completo y tenía que entrenar. Era muy duro". La atleta era maestra de primaria en Tejas. "Después de trabajar ocho horas con niños de cuatro y cinco años era muy duro". Este curso dejó el trabajo para concentrarse en la pista y ya empieza a obtener resultados. Ganó la carrera como si estuviera corriendo contra sus alumnos y sin ninguna presión recortó dos décimas a la marca mundial que hasta ese momento tenía la marroquí Nezha Bidouane. Glover apunta al oro en Sydney.Lister iluminó con palabras su pobre marca. "Soy el hombre a batir en Sydney", amenazó. Un aviso para Yago Lamela. Pero Lister no parece estar en la línea de los atletas que han ganado 20 de las 22 pruebas de salto en que ha competido Estados Unidos en unos juegos, de Bob Beamon a Carl Lewis. Lister fue el único en Sacramento que superó los 8,22, marca que sobrepasaron cinco atletas en 1996. De haber competido entonces, Lister hubiese quedado tercero.

"Soy un buen saltador que espera su momento", dijo. Ese momento le llegó, por fín, el domingo a Marion Jones, cuando al quinto intento saltó 7,02, su mejor marca del año y cuarta mundial. Antes había estado a punto de quedar eliminada. Tras dos primeros nulos, si fallaba en el tercer intento no pasaba a la final y quedaba en nada su propósito de conseguir cinco oros en Sydney. Salvó el trance y en el quinto se puso en cabeza. "Todo el año he estado esperando un salto así. Sabía que podía hacer un salto bueno y era cosa de intentarlo e intentarlo. En Sydney estaré en forma". Un anuncio para Niurka Montalvo. También el domingo, Michael Johnson ganó la carrera de 400 metros con un tiempo de 43.68, mejor crono del mundo este año. Y eso que "no buscaba ningún tiempo espectacular. Sólo quería ganar la carrera", señaló. "No hay por qué arriesgarse a una lesión en unas pruebas de clasificación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de julio de 2000