Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El novio de la mujer muerta en Vallecas responderá ante el juez por tenencia ilícita de armas

Custodiado por policías

El juez que instruye el caso Mayka, la joven de 30 años que murió de un disparo en la cabeza el pasado 19 de mayo en su piso de Puente de Vallecas, ha acordado que se investigue en otro juzgado al policía nacional Ángel de Andrés Ferrero, novio de la fallecida, por un presunto delito de tenencia ilícita de armas. La policía intervino en casa de Andrés Ferrero cinco armas, de las cuales dos de ellas carecían de licencia y en otra, un revólver, estaba borrado el número de serie. Una de esas armas fue la que supuestamente usó Mayka para quitarse la vida, según la versión policial. Esta decisión se conoció ayer, día en que el policía, de 32 años, estaba citado para declarar en los juzgados de Plaza de Castilla como testigo en la causa que investiga la muerte de Mayka. Su declaración fue finalmente suspendida, ya que el juez decidió aplazarla hasta que la Audiencia Provincial de Madrid se pronuncie sobre el recurso interpuesto por el abogado de la familia de Mayka, que pidió la imputación del policía en el juicio, solicitud que en su día fue denegada por el juez del caso, Carlos del Valle.

El siguiente paso será la adjudicación del caso de tenencia ilícita de armas de Andrés Ferrero a un juzgado, que podría ser el mismo que instruye el caso de María del Carmen Pérez, Mayka. Mientras, se espera la resolución de la Audiencia Provincial de Madrid sobre la imputación de Ángel de Andrés Ferrero cómo culpable de la muerte de Mayka.

La familia de la fallecida y un numeroso grupo de amigos y vecinos se manifestaron el pasado día 10 de junio, en la plaza de Alto de Extremadura, pidiendo que el novio de la fallecida "sea vigilado para evitar que se fugue". A pesar de que la hipótesis policial sostiene que todo apunta a que Mayka se suicidó, su familia y amigos se niegan a aceptarlo. Durante la manifestación, una compañera de trabajo de Mayka leyó un comunicado en el que afirmaba: "Se utilizó una pistola que no era de Mayka, una pistola que ella no sabía manejar".

El agente se encuentra oficialmente de vacaciones y sigue siendo funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, aunque ayer se presentó en los juzgados custodiado por dos policías vestidos de paisano, quienes le recogieron a la salida por una puerta trasera.El abogado de la familia, Jaime Sanz de Bremond, afirmó que está a la espera de conocer los resultados de nuevos análisis, ya que las conclusiones de la primera autopsia practicada al cadáver no son firmes porque quedaban análisis pendientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000