Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hadzibegic releva a Hiddink al frente del Betis Lopera advierte a la plantilla: "Nadie se irá, ya esté el equipo en Segunda, Segunda B o Tercera"

La historia se repite por tercera vez en esta temporada. En la madrugada de ayer, Guus Hiddink era destituido como entrenador del Betis por el presidente del club, Manuel Ruiz de Lopera, quien ayer, a las 17.00 de la tarde, anunciaba el nombre del nuevo entrenador que tratará de evitar el descenso del Betis en estas tres jornadas que restan: Faruk Hadzibegic, ex central del Betis en la década de los ochenta, ex seleccionador de Bosnia y entrenador durante tres temporadas del Sochaux francés, con el que logró el ascenso a Primera División. Por la mañana, Hiddink se despidió de los jugadores y achacó la nefasta trayectoria del Betis a la obsoleta estructuración del club. Representantes del Celtic de Glasgow escocés llegaron ayer mismo a Sevilla para negociar con el técnico holandés su posible fichaje para la próxima temporada.

En estas últimas dos temporadas, en las que el Betis ha cambiado siete veces de entrenador, el nombre de Hadzibegic era fijo en todas las quinielas como posible relevo del técnico saliente. Lopera anunció la contratación del técnico bosnio en la ciudad deportiva verdiblanca, donde Hadzibegic dirigió su primera sesión de trabajo. "El que no crea en la salvación que no salga al campo. El que no tenga dos cojones, que se quede en casa", dijo el nuevo técnico tras el entrenamiento.

El presidente del Betis explicó que a Hadzibegic no se le ha exigido que salve al Betis del descenso para poder continuar en el club la próxima temporada, trabajando en la secretaría técnica: "Él estaba deseando venir y nosotros hemos querido quemar nuestro último cartucho para estos tres partidos. Exigirle que tiene que salvar al equipo si quiere continuar no es darle una oportunidad sino un cachiporrazo. Ahora, por intentarlo que no quede. A ver si da ánimos a la plantilla", aseveró Lopera.

Una plantilla a la que reprochó no haberle hecho caso cuando el pasado mes de enero, justo el día en que destituyó a Carlos Timoteo Griguol, tras caer el Betis a la 16ª posición, avisó de que se estaban metiendo "en la boca del lobo".

Lopera, eso sí, recuperó una advertencia que hizo a los jugadores cuando comenzó la nefasta racha -una victoria en 13 jornadas- que ha sacado a Guus Hiddink del banquillo, advertencia dirigida a las estrellas verdiblancas -Alfonso, Denilson, Finidi- que ven en el descenso la oportunidad de abandonar el Betis. "No existe ninguna cláusula en sus contratos que diga que si el Betis está en Segunda se pueden ir. Seguirán ya esté en Segunda, Segunda B o Tercera Regional. El Betis no va a destrozar una plantilla que le ha costado tantos millones porque con la misma, si bajamos, regresaremos a Primera. Eso que se les quite de la cabeza", advirtió el mandatario, quien después asumió su parte de culpa.

"Puede ser que los haya acostumbrado mal por pagarles contratos millonarios y por haberles dado todos los lujos que pedían. Y claro, los jugadores dicen 'aquí me quedo porque lo tengo todo resuelto'. Yo avisé de que venía el lobo, pero ahora no estamos viéndole las orejas, sino que nos hemos metido en el bosque, nos hemos perdido y encima estamos rodeados de lobos.", explicó el presidente.

Lopera dijo no entender cómo el Sevilla hizo de su funeral una boda ante el Oviedo: "Será porque ya están acostumbrados a la Segunda. Yo estoy muy triste por la situación del Betis. No salgo de casa. Tampoco voy a la feria. Yo sí lloraré la muerte de mi equipo", remachó Lopera, que dice haberse encomendado al Gran Poder que haga el milagro de salvar al Betis.

El retorno del célebre 'Pepe'

A Faruk Hadzibegic los aficionados del Betis le apodaron cariñosamente Pepe ante la imposibilidad de pronunciar el apellido que lucía en el dorsal de su camiseta de central, que llevó entre las temporadas 1985/87. Aún se recuerda el respetuoso minuto de silencio que se guardó en un Sevilla-Betis diputado en el Sánchez Pizjuán tras fallecer su padre.De todo esto hace ya más de una década, tiempo que Hadzibegic ha empleado para ampliar su currículo deportivo. En este tiempo, Pepe ha sido capitán del equipo nacional de la extinta Yugoslavia. Con su país ya desmembrado por la guerra, este hombre nacido en Sarajevo hace 43 años acogió a varios refugiados de la guerra en su residencia francesa.

En 1992 comenzó su carrera de entrenador, pasando su última etapa en la que dirigió durante tres temporadas al Sochaux francés, para posteriormente dirigir la selección de Bosnia. En todo este tiempo, Hadzibegic no rompió sus ataduras con la ciudad de Sevilla. Pese a tener su residencia en París, su presencia en la capital andaluza es una constante. Tanto que hace dos días, tras disfrutar las primeras horas de la feria sevillana, marchó a Francia, donde fue requerido para que ayer mismo regresase a hacerse cargo del Betis, el sueño de su vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de mayo de 2000

Más información