Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas de Alicante plantean retomar el 'Programa 2000'

Los integrantes del movimiento para la renovación surgido en Alicante, en el que participan los barones de todas las sensibilidades del partido, encabezados por los secretarios comarcales, plantearán a sus compañeros de Valencia y Castellón la necesidad de "rescatar" la filosofía que guió el bautizado como Programa 2000 para abrir al exterior el debate sobre el futuro modelo de partido.La idea consiste en invitar a sociólogos, sindicalistas, profesionales independientes, colectivos cívicos, organizaciones no gubernamentales y expertos en movimientos sociales, identificados con una ideología de centro-izquierda, para que debatan acerca de los motivos que han llevado al PSPV al descalabro electoral, y aporten ideas para recuperar la confianza de la ciudadanía.

Una comisión especial, en la que se integrarían tanto militantes como simpatizantes, elaboraría a partir de esos debates un documento sobre el que se tendrían que pronunciar todas las agrupaciones locales. De las aportaciones resultantes se perfilaría el nuevo PSPV, momento en el que arrancaría una fase de la renovación no menos trascendental: la de dar nombre y apellidos a los que deberán dirigir el barco y repartir cargos en la nueva ejecutiva resultante del congreso extraordinario.

Tocar fondo

En las reuniones que periódicamente celebra este movimiento se han marcado estrategias, y reflexionado hasta el punto de evidenciar la preocupación de que "lo peor está por venir". No son pocos los que mantienen la tesis de que el partido todavía no ha tocado fondo. El movimiento por la renovación sostiene que el PP puede mejorar resultados si allá donde está desestructurado impone la paz y se oferta como una fuerza integradora y con proyectos. Serían los casos de Elche y Elda, donde los socialistas consiguieron mayoría absoluta en 1999, pero donde también gravita la teoría de que aquel triunfo se debió más a la división interna entre los populares que a méritos propios.

"¿Somos creíbles o no?" La pregunta surge en cada reunión, y la conclusión siempre es la misma. "Nos estamos separando de la sociedad actual". Se parte de la base de que lo primero es dejar de presentarse ante el ciudadano como un foco permanente de conflictos internos. "No podemos transmitir diferencias, sino ideas y modelo de partido", señalan. Esa premisa ha calado en Alicante, donde los antaño alineados en sectores tan dispares como el renovador, el ciscarismo, el lermismo o el asuncionismo han apartado la confrontación. Ángel Franco, secretario general de la agrupación de Alicante y líder del único sector relevante que ha quedado excluido del movimiento, expresa su predisposición ha integrarse en el proyecto, "siempre que me inviten a participar. Hasta ahora no he asistido a ninguna reunión porque nadie me ha invitado", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de abril de 2000