Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 'sprinter' con cuerpo de escalador

El fisiólogo del Mapei desvela los secretos de Óscar Freire, el campeón del mundo.

La primera vez que Aldo Sassi, fisiólogo responsable de la preparación de los corredores del Mapei y administrador único del mayor equipo del mundo, puso las manos encima de Óscar Freire se quedó sorprendido. "A ver, a ver, vamos a repetir ésto". Estaban en Castellanza, a 15 minutos de Milán, en el centro médico y científico del equipo, allí donde se hacen las pruebas de esfuerzo, los análisis biomecánicos, la determinación del consumo máximo de oxígeno, la determinación del umbral anaeróbico, los análisis de gases, el láctico en sangre, la medición de la fuerza anaeróbica máxima... toda la gama de investigaciones que convierten al ciclismo moderno en una de las actividades deportivas mejor comprendidas y estudiadas.Y Sassi seguía sin salir de su asombro. Había caído en sus manos un atleta único. Un cuerpo de escalador, bajito (1,71 metros) y ligero (63 kilos) y una calidad muscular de 'sprinter'; pulmones y corazón de largo aliento, fuerza extrema en las distancias cortas. Tiene la misma fuerza explosiva que un hombre de renombre por este asunto, como es el rápido belga Johan Museeuw, pero con una ventaja, midiendo14 centímetros menos, pesando 12 kilos menos. Y mentalidad de ganador.

"Fisiológicamente es un corredor con características completas", dice el preparador italiano. "Tiene óptimas cualidades aeróbicas, con un consumo de oxígeno de 84 mililitros por kilo y por minuto". Es, según los datos que se conocen de otros deportistas, un consumo de oxígeno muy alto. Se dice que el más alto conocido es el de Miguel Induráin: 88 mililitros. Es el factor que determina la posibilidad de éxito en deportes de resistencia, el que más controlan maratonianos y esquiadores de fondo, el que, ilegalmente, se busca potenciar recurriendo a la EPO o al dopaje sanguíneo. Pero claro, al ser una condición sine qua non para ser corredor, cualquier ciclista profesional se acerca hoy día a esas cifras.

"Sí", dice Sassi. "Pero Freire combina esa óptima capacidad aeróbica con una óptima capacidad anaeróbica: es un corredor veloz, explosivo". Un buen punto a su favor: gran parte de los estudiosos del rendimiento en el deporte han llegado a una conclusión: la calidad muscular es la clave del éxito. Y la velocidad, dicen, es el mejor índice para determinar la bondad de los músculos de un deportista. Los corredores de fondo que más rápidos sean en las distancias cortas serán también los más rápidos en las distancias largas, es la ley. Mientras la resistencia se puede entrenar, la velocidad es innata. "No hemos explorado aún su capacidad para las largas vueltas por etapas porque la Tirreno-Adriático es lo más largo que ha corrido", explica Sassi. "Pero tenemos datos para ser optimistas. Óscar es joven, tiene 24 años, y la madurez se alcanza llegando casi a los 30. Pero así y todo, las únicas limitaciones que podría tener Óscar ahora son en puertos de montaña muy, muy largos, de 40 minutos o una hora".

Llegamos a sus músculos. "Está bien musculado, pero no es un monstruo de la hipertrofia, no es un Abduyapárov o algo así como la mayoría de los sprinters, que o son grandes, tipo Cipollini, o bolas de músculo, como Blijlevens", explica el médico. "Tiene actualmente características de corredor muy potente, es un ciclista de una potencia impresionante. No le hemos medido la potencia máxima en vatios, pero hemos valorado uno de sus sprints ganadores esta temporada y hemos visto que en sólo 12 o 13 pedaladas ganaba sobre su adversario entre siete y 10 metros, un 8% de ventaja. Eso es increíble. Pero todo viene de las características de sus músculos, en los que hay un reparto óptimo entre las fibras rojas y las blancas. Según vaya madurando irá perdiendo fibras blancas y ganando rojas, ganando en resistencia". Generalmente los ciclistas de carretera tiene muchas más fibras rojas, más resistentes porque su metabolismo es aeróbico, que blancas, rápidas y poco resistentes, basadas en el metabolismo anaeróbico. Él es diferente: tiene fibras rápidas y al mismo tiempo resistentes, como los grandes mediofondistas de atletismo.

Y aunque Sassi pide todavía un tiempo de crianza de entre tres y cuatro años, no duda en afirmar: "Es un fuori classe, un corredor sin parangón".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de abril de 2000

Más información

  • El fisiólogo del Mapei desvela los secretos de Óscar Freire, el campeón del mundo