Piqué y Balza discrepan sobre la connivencia de HB y ETA

El portavoz del Gobierno en funciones, Josep Piqué, y el consejero vasco de Interior, Javier Balza, hicieron ayer lecturas contrapuestas de la incautación de material utilizado en actos de violencia callejera en una taberna de HB, llevada a cabo el sábado en San Sebastián. Mientras para Piqué es la demostración de la "connivencia permanente" entre la coalición abertzale y ETA, Balza sostiene que no se puede deducir que HB sea instigadora de los actos de sabotaje.Piqué afirmó que "no hacía falta esta operación policial" para concluir que existe una vinculación "entre HB y ETA, y entre HB y la violencia callejera". El ministro portavoz del Gobierno lamentó que hechos de este tipo no hayan movido a la reflexión a los partidos nacionalistas, a los que urgió a que "cambien de posición cuanto antes".

Dos nuevos ataques

Por su parte, Javier Balza, en declaraciones a la emisora Catalunya Informació, dijo que "llegar a la conclusión de que la organización [por HB] como tal participa o influye en los actos de violencia callejera sería aventurado y, desde luego, no se desprende de la investigación llevada a cabo" por la Ertzaintza.

Balza precisó que aún no se ha demostrado la participación de la formación independentista en el ataque incendiario contra una sucursal bancaria próxima a la herriko taberna Marruma. Negó que el registro policial responda a un endurecimiento de la Ertzaintza tras las críticas del PP y del PSOE sobre la permisividad de la policía vasca.

A este respecto, un miembro de la junta directiva de la taberna Marruma aseguró ayer que la Ertzaintza "ha confundido las lanzaderas y las carcasas con los soportes de hierro" que utilizan "para colocar las banderas". Agustín Rodríguez, que estaba presente cuando los agentes de la policía vasca entraron al local, también señaló que la orden firmada por la juez "sólo daba permiso para registrar el bar, no la sociedad".

Por otro lado, una veintena de desconocidos lanzaron durante la madrugada del domingo más de 40 cócteles mólotov contra la garita que la Guardia Civil tiene en el puerto bilbaíno de Zorrozaurre. En otro acto vandálico, jóvenes violentos lanzaron artefactos incendiarios contra una oficina bancaria de La Caixa en Vitoria. En ambos casos, no hubo que lamentar daños personales y los destrozos materiales fueron escasos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS