Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benetton vende a Renault su escudería de F-1 por 20.000 millones

Milán / Barcelona

El grupo italiano Benetton anunció ayer la venta de su escudería de fórmula 1 a la empresa automovilística francesa Renault. La operación tendrá un coste de 20.000 millones de pesetas. El acuerdo, firmado ayer en Milán, establece que Benetton mantendrá los próximos dos años el papel de patrocinador oficial. En el fondo del acuerdo prevalecen dos circunstancias específicas: la tendencia actual de las grandes marcas de comprar la totalidad o parte de las escuderías a las que equipan para controlar la utilización de sus productos, y el creciente e insoportable precio de la F-1.Luciano Benetton, presidente del grupo que lleva su apellido, no se anduvo por las ramas en su alocución. No aceptó de forma explícita que los presupuestos de la escudería se habían disparado de tal forma que eran inasumibles, pero lo dejó entrever. "El acuerdo es oportuno para garantizar a la escudería el desarrollo que se merece", explicó. Y agregó: "Hemos dedicado a la F-1 un gran empeño y esfuerzo, que nos ha dado grandes satisfacciones, más allá de lo previsto. Pero ahora, el contexto ha cambiado y es el momento de pasar el testigo".

Renault, que actualmente equipa ya a Benetton con su motor Supertec, adquirió el compromiso de producir un nuevo motor de diez cilindros para esta escudería a partir de la próxima temporada, aunque no competirá con su propio nombre hasta 2002. "Si volvemos a la F-1 no es para figurar", aseguró desde París Patrick Faure, presidente de Renault Sport. "Aunque los reglamentos técnicos sobre motores prohíben cualquier ruptura tecnológica, tenemos muchas ideas para mejorar la potencia y la flexibilidad de un motor V10".

La historia de Benetton se remonta a 1986. En su primer año BMW les proporcionó motores y contaron con un piloto de la categoría de Gerhard Berger. Más tarde, el brasileño Nelson Piquet y más tarde un joven Michael Schumacher ingresaron como pilotos y relanzaron la escudería hasta cotas impensables. Entre 1991 y 1997 Benetton nunca acabó por detrás del tercer puesto en el Mundial de constructores. Schumacher se proclamó campeón mundial en 1994 y 1995 y fue clave para la obtención del de constructores en 1995.

La entrada de Renault a la F-1 se produce el mismo año en que Ford ha comprado la escudería Stewart y la ha convertido en Jaguar, y que BMW se ha hecho con una buena participación en Williams. Daimler Chrysler (Mercedes), comparte también la propiedad de McLaren, y Toyota ha anunciado su desembarco en el 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de marzo de 2000