Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia prohíbe las transacciones con deportistas menores de edad

"El objetivo de nuestra política de formación no es expoliar otras regiones del mundo de sus jóvenes talentos", declaró ayer Marie-George Buffet, ministra francesa de Juventud y Deportes, durante el transcurso de una conferencia de prensa destinada a presentar las medidas adoptadas por su ministerio para poner fin a lo que se asemeja a un "tráfico de menores, deportistas".La ministra comunista explicó que, en su deseo de sanear las "estructuras periféricas del conjunto de la formación deportiva", ha decidido "prohibir toda transacción comercial que afecte a deportistas menores de edad". Se acabaron pues los continuos cambios de club de jugadores como Anelka que, cuando apenas había cumplido los 16, ya era objeto de ofertas y contraofertas de clubes que intentaban arrebatárselo al Paris Saint-Germain, equipo que invirtió en su formación, pero que lo perdió en beneficio del Arsenal.

Los centros de formación deberán estar "reconocidos por el ministerio", que estudiará cada caso "a proposición de la federación correspondiente". La idea es evitar que los clubes puedan poner en pie centros de formación paralelos o satélite, a bajo coste y sin ninguna responsabilidad social, vecinos en muchos casos de los bien organizados centros oficiales. El Ministerio de Juventud y Deportes quiere que el de Educación Nacional intervenga también en esos centros para garantizar la calidad y seriedad de los estudios impartidos.

Marie-George Buffet ha hecho especial hincapié en los problemas que presentan "los jóvenes alejados de su familia y de su país de origen" y recordado que su irrupción en Francia "muy a menudo viene organizada por intermediarios cuyo único objetivo es ganar dinero". Esos niños y adolescentes, si no logran adaptarse a las exigencias del deporte de élite, son luego abandonados a su suerte, sin dinero ni alojamiento, a menudo atrapados por graves problemas de dinero y perjudicados por un escaso conocimiento del idioma. "Es un comercio indigno" dijo la ministra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2000