Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos mayoritarios cruzan acusaciones sobre la utilización de Canal 9 y los minoritarios piden espacio

La televisión pública valenciana establecerá mañana la distribución de espacios y tiempos electorales que corresponden a cada formación política durante la próxima campaña electoral, pero los partidos mayoritarios ya se han enzarzado en una agria polémica sobre la objetividad de los informativos.Dolors López, representante del PSPV en el consejo de administración de Ràdio Televisió Valenciana, denunció ayer que el PP se ha apresurado a utilizar de forma "tendenciosa los informativos" en los primeros compases de la precampaña y evitó difundir las imágenes de la presentación de las candidaturas socialistas por Castellón el pasado viernes. Según López, el proceder de los responsables de la televisión pública indica "sus intenciones de discriminar" a los partidos de la oposición en sus espacios informativos.

Antonio Lis, secretario del mismo consejo de administración por el PP, afirmó que la portavoz socialista falta a la verdad y reclamó su dimisión: "Si la señora López no es capaz de desempeñar su cargo con dignidad, lo mejor para todos es que deje de hacer el ridículo y dimita". Según Lis, el único objetivo de su colega socialista es "perjudicar la imagen de RTVV y calumniar a sus trabajadores".

José María Chiquillo, presidente de Unión Valenciana, también arremetió contra los responsables de Canal 9 por "silenciar", dijo, los actos públicos del partido regionalista y acusó a Eduardo Zaplana, presidente de la Generalitat, de haber convertido la televisión pública en "el No-Do de la época democrática".

Pere Mayor, presidente del Bloc Nacionalista Valencià, por su parte, pidió que el "cambio de relaciones" entre los partidos de izquierda se traduzca en el reparto de los tiempos electorales en Canal 9. "No se puede decir que hay una modificación de relaciones entre el PSPV, Esquerra Unida y el Bloc", dijo Mayor, "y que luego, a la hora de la verdad, nos castiguen y no salgamos".

Entre polémicas políticas, la Unió de Periodistes lamentó que los trabajadores de Ràdio 9 hayan renunciado a renovar a los representantes del comité de redacción debido a las presiones que reciben sus miembros y al incumplimiento de las obligaciones contraídas por la dirección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2000